Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Es un depósito subterráneo que actúa cuando la red es incapaz de drenar el caudal de pluviales

Vila-real creará un tanque de tormentas en el Cedre para evitar inundaciones

Se trata de una iniciativa piloto que no descartan implantar en otros puntos, como la antigua carretera de Burriana

El Ayuntamiento quiere evitar las inundaciones que se producen con lluvias torrenciales en el cruce de Cedre y França. Mediterráneo

El Ayuntamiento de Vila-real prevé acometer en los próximos meses tres nuevos proyectos de modernización de zonas industriales financiados por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace). Y uno de ellos, el de la segunda fase de la mejora del polígono agroalimentario del entorno de la estación de trenes, incluye una actuación para evitar, o al menos minimizar, las inundaciones que se producen con lluvias torrenciales, en el cruce de las avenidas Cedre y França, ante la imposibilidad de que el alcantarillado que salva la vía del tren pueda recoger todas las pluviales.

El proyecto, con una inversión de 200.000 euros, consiste en la construcción de un tanque de tormentas, parecido al que se ejecutó aprovechando otra inversión similar, de mejora de áreas industriales, en el camino Sedeny Sénia del Carme, en las proximidades de la depuradora mancomunada de Vila-real-Onda-Betxí-Les Alqueries.

Es una infraestructura de la red de saneamiento que consiste en un depósito subterráneo destinado a capturar y retener el agua de lluvia que lleva a través de los colectores, de manera especial cuando hay precipitaciones muy intensas. Su objetivo es disminuir el riesgo de inundaciones cuando la red es incapaz de drenar el caudal de pluviales. Se sumará a la mejora de la iluminación hasta el espacio de los huertos urbanos.

Iniciativa piloto

El concejal de Territorio, Emilio Obiol, informa a Mediterráneo que la medida se aplicará en la intersección de las avenidas Cedre y França, justo antes de tropezar con las vías del tren -que ejercen de barrera a la hora de drenar adecuadamente el agua de lluvia-- «como una iniciativa piloto», que no se descarta implantar en otros puntos que registran problemas de inundaciones, como la antigua carretera de Burriana o la calle Cronista Doñate.

De esta forma, se cubrirían las necesidades de evacuación de pluviales de toda el área afectada por el obstáculo de la vía del tren, que discurre por la zona este del casco urbano.

«Esta es una solución posibilista que está condicionada por las dificultades de llevar a cabo una intervención a gran nivel, que pasaría por sustituir los colectores de las avenidas Francesc Tàrrega y França, con un coste de entre 4 y 6 millones, de una importante complejidad y que obligaría a levantar dos de las principales arterias viarias de la ciudad», explica el edil.

Desde Servicios Públicos, en el marco del contrato de gestión del agua potable y la red de saneamiento, se acometió una obra de derivación de pluviales en el entorno de las calles Bayarri, Pere III y Raval del Carme, para facilitar la evacuación del agua de lluvia y disminuir las inundaciones. 

Compartir el artículo

stats