Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REPORTAJE

La casa ‘exokupa’ de la calle Major de Vila-real está de oferta

La inmobiliaria Haya rebaja de algo más de 600.000 euros a los 452.000 el precio de la vivienda okupada y desalojada hace un año

La casa 'exokupada', ubicada en el númeero 20 de la calle Major Sant Jaume de Vila-real se ofrece ahora por 452.000 euros. JOSEP CARDA

Hace un año fue noticia. Como informó el periódico Mediterráneo, a mediados de mayo del 2021, un grupo de okupas, considerados por las autoridades como «profesionales», entró en la vivienda ubicada en el número 2 de la calle Major Sant Jaume de Vila-real. No eligieron una casa cualquiera, sino que, con toda seguridad, tomaron buena nota de alguno de los anuncios de inmobiliarias antes de hacerse con el control del edificio propiedad de Caixa Rural.

La vivienda en cuestión se ofrecía en los portales inmobiliarios por una cantidad que oscilaba entre los 600.000 y los 776.000 euros. Y un año después, la misma está a la venta por 452.400 euros, lo que representa una rebaja de entre el 25% y el 42% respecto al precio que tenía antes de la okupación y según las referencias que tenía en distintos portales inmobiliarios.

Vista de una de las dos espaciosas cocinas con que cuenta la casa de Vil-real que tomaron unos okupas en la calle Major hace un año. MEDITERRÁNEO

Por suerte, y como confirmaron poco después de desalojarse la casa desde la propia Caixa Rural Vila-real a principios del mes de junio, sus ilegales ocupantes no causaron daños en el interior de un inmueble que dispone de 209 metros cuadrados de superficie distribuidos en tres plantas. Dispone de siete habitaciones, cuatro baños, dos cocinas y dos salones-comedor, además de una destacable terraza en la segunda planta.

Interés por la venta

A nadie escapa que el interés por vender esta céntrica casa lo antes posible ha llevado a su actual propietario --Caixa Rural Vila-real y, por tanto, el Grupo Cajamar-- a rebajar de manera importante el precio de un domicilio, pese a sus dimensiones y buen estado en general --las diferentes estancias están decorados con buen gusto-- no está al alcance de cualquier ciudadano, lo que, de alguna manera, obliga a ajustar al máximo posible el coste del inmueble en cuestión.

La vivienda de tres plantas, cuya construcción data de 1950, se encuentra en pleno centro de Vila-real, a escasos cinco minutos caminando del ayuntamiento y, para algunos, es una auténtica joya, al menos en su interior, aunque por fuera no lo parezca. 

Compartir el artículo

stats