Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EL SERVICIO SE ADJUDICÓ A AUTOS FURIÓ

Vila-real prevé recuperar el BiciVila’t para finales de año

El montaje de las espacios para las bicis se iniciará tras las fiestas de la Mare de Déu de Gràcia

Imagen de la bancada del anterior servicio BiciVila’t, que todavía se conserva junto al pinar del paraje del Termet. JOSEP CARDA

Vila-real recuperará el servicio municipal de préstamo de bicicletas, el BiciVila’t, antes de que acabe el año. Al menos esta es la previsión que maneja el concejal de Agricultura, Sostenibilidad, Transición Ecológica, Energética y Medio Ambiente, José Ramón Ventura Chalmeta, una vez se ha formalizado el contrato que se adjudicó a Autos Furió, superadas las diferencias de criterios entre los técnicos municipales y los responsables de la empresa radicada en Onda sobre la oferta que presentó.

Y es que, aunque se realizarán trabajos previos, el montaje de las bancadas y los espacios en los que los usuarios recogerán y depositarán las bicis no se acometerá hasta mediados de septiembre, una vez transcurridas las fiestas patronales que la ciudad celebra en honor a la Mare de Déu de Gracia, con el objetivo de evitar posibles actos vandálicos durante el montaje.

«El objetivo es que el servicio entre en funcionamiento en los últimos días de diciembre y, posteriormente, dejaremos transcurrir un mes de prueba para detectar posibles fallos o inconvenientes que puedan surgir y corregirlos para que los vecinos puedan utilizar las bicis públicas», explica el concejal Ventura Chalmeta.

Estaciones base

De esta forma, a partir del 12 de septiembre y una vez finalizados los festejos patronales, la empresa adjudicataria empezará a instalar las 14 estaciones base comprometidas (las cuatro que se contemplaban en el pliego del concurso más las 10 ofertadas como mejora), en los puntos que señalen los técnicos del departamento de Sostenibilidad, entre los que se cuentan la estación de trenes, el Centre de Congressos, Fires i Trobades, capilla del Cristo del Hospital y El Covent Espai d’Art o El Termet.

Cada una de estas bancadas, que en principio se contempla que estén cerradas y protegidas, dispondrán de siete anclajes para bicicletas. Y es que la previsión es que el servicio disponga de 95 bicicletas, de las que 20 serán eléctricas y que, además, se recargarán en las propias estaciones base.

De esta forma, Vila-real recuperará para finales de año un servicio que entro en funcionamiento por primera vez en septiembre del 2009, pero que una década después tuvo que cerrarse para plantear un nuevo formato que, entre otras cosas, garantice la integridad de los elementos que la integran. Y es que los numerosos actos vandálicos de los últimos años contribuyeron a dejar en desuso el préstamo municipal de bicis. 

Compartir el artículo

stats