Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TRÁMITE DECISIVO PARA DESBLOQUEAR EL ENQUISTADO PROYECTO

Vila-real expropia los terrenos como último paso antes de suprimir la depuradora de Vora Riu

El Ayuntamiento confía en que las obras puedan empezar por fin antes de que acabe el año

Imagen de la EDAR de Vora Riu, cuya eliminación lleva años pendiente ante las dificultades por expropiar los terrenos. Gabriel Utiel

El Ayuntamiento de Vila-real prevé completar en breve la cesión de los terrenos necesarios a la Entidad Púbica de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) para desbloquear el enquistado proyecto de supresión de la depuradora de Vora Riu, después de que hace unos días firmara la cuarentena de propietarios afectados. Los terrenos suponen una inversión de unos 135.000 euros que asume el organismo autonómico, dependiente de la Conselleria de Emergencia Climática y Transición Ecológica.

Así lo confirma a Mediterráneo el concejal de Territorio, Emilio Obiol, que destaca la complejidad de un procedimiento que, en un buen número de casos, se ha topado con la dificultad de saber de quién eran esas parcelas. Algo que se producía al no concretarse el nombre de su dueño tras el fallecimiento del anterior, en lo que se denominan herencias latentes, es decir, aquellas que los herederos no ejecutan, lo que lleva a que los datos en los Registros de la Propiedad no estén actualizados.

El concurso salió a licitación por 2,8 millones

La cesión del suelo a la Epsar desatascará la adjudicación definitiva del proyecto, que salió a licitación por cerca de 2,8 millones de euros y está pendiente de este último trámite. En concreto, fueron 12 las empresas que se presentaron al concurso y que esperan desde finales de 2019 la decisión de con qué mercantil formaliza la Administración autonómica la ejecución de unas obras que tienen como objetivo eliminar la planta de Vora Riu y desviar las aguas que trataba tanto a la depuradora de Almassora como a la mancomunada de Vila-real-Onda-Betxí-les Alqueries, situada en la zona industrial del entorno del camino les Voltes de Vila-real.

"Es una instalación obsoleta, que no admite mejoras tecnológicas y que cuesta al Ayuntamiento 100.000 euros al año en multas"

Emilio Obiol - Concejal de Territorio

decoration

«Por fin este proyecto va hacia adelante, una vez pasamos de los sueños y los planes irrealizables de los anteriores gobiernos del PP (los populares plantearon en la Generalitat una actuación de casi 14,5 millones de euros que, pese a licitarse en el 2008, nunca llegó a concretarse) a la realidad. Se acometerá ahora y dará una solución para la Vila-real de hoy y también para la de mañana», señala el concejal Obiol.

La ejecución de este proyecto conllevará «la desaparición total de la EDAR Vora Riu, una instalación obsoleta (data de 1978), que no admite más mejoras tecnológicas y que cuesta al Ayuntamiento desde hace ya hace tiempo unos 100.000 euros de multa cada año por los vertidos de aguas al río Millars que no cumplen con los requisitos ambientales», recalca.

El gerente de la Epsar, Juan Ángel Conca, asegura que «está todo preparado» para que, en cuanto cuenten con los terrenos necesarios, «activar la adjudicación tanto del proyecto como de la dirección de la obra». El objetivo es que los trabajos, con un plazo de ejecución de siete meses, puedan empezar antes de acabar el año.

Poco impacto en el día a día de los vecinos

Según explica Obiol, «será una obra que, al realizarse en su mayor parte fuera del casco urbano de Vila-real, impactará muy poco en el día a día de los ciudadanos, a excepción de las molestias puntuales que ocasione la instalación de colectores y tuberías en algunos viales para conducir las aguas residuales a la depuradora de Almassora y a la mancomunada», concreta.

La intervención incluirá la construcción de un sifón que salvará el cauce del Millars para llevar la acometida hasta la planta almazorense, a la vez que mejorarán las infraestructuras y las conducciones hasta la estación que Vila-real comparte con Onda, Betxí y les Alqueries. Dos depuradoras que «tienen capacidad de sobra para asumir el futuro crecimiento de los municipios».

El proyecto contempla varias estaciones de bombeo, una de las cuales estará en unos terrenos ubicados a la izquierda del camino de acceso al ecoparque y los campos de fútbol, que permitirá desviar las aguas residuales hacia las instalaciones que se requiera para su posterior depuración. 

Compartir el artículo

stats