Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NUEVO CONTRATIEMPO PARA EL AYUNTAMIENTO

Nueva licitación desierta en Vila-real: la reforma del albergue del Termet

La única empresa que se ha presentado al concurso no acredita su solvencia técnica ni económica, por lo que desestiman su oferta

Niños realizan actividades deportivas alrededor del albergue de la Mare de Déu de Gràcia, en el corazón del Termet. Josep Carda

Nuevo infortunio para el Ayuntamiento de Vila-real. El concurso para rehabilitar el albergue municipal de la Mare de Déu de Gràcia, ubicado en el paraje del Termet, ha quedado desierto. Un contratiempo que obligará al consistorio a tener que redefinir otra vez el proyecto, que salió en junio a licitación por 360.000 euros.

Esta vez, el motivo por el que la puja ha quedado vacía no es por el sobrecoste de las materias primas, tan extendido actualmente, sino porque la única empresa que había mostrado interés no reunió toda la documentación necesaria.

Tal como dio cuenta la Mesa de contratación, este órgano requirió a la única licitadora, María Dolores García Caracena, que subsanara los papeles presentados y acreditara su solvencia tanto económica como técnica para poder llevar a cabo los trabajos, tal como exigen los pliegos de condiciones, algo que a la postre no hizo.

Proyecto gafado

Este no es el primer revés que sufre el proyecto para rehabilitar el albergue. El Ayuntamiento ya hizo un primer intento para llevarlo adelante hace tres años y medio. Lo sacó a licitación por primera vez en febrero del 2019 por 166.000 euros, pero finalmente el equipo de gobierno decidió aplazar la ejecución de esta obra debido a las dificultades económicas y los contratiempos en la tramitación de la iniciativa.

La ampliación del albergue contemplaba también la creación de un nuevo pabellón que llevará el nombre de Eugenio Cendoya, el arquitecto autor de este histórico edificio, que data del año 1931.

La incorporación en el proyecto de este segundo espacio surge tras años de negociaciones con la Diputación, que es la que financia las obras, ya que el Ayuntamiento pretendía una intervención más ambiciosa dada el potencial que tiene como edificio sociocultural.

De hecho, la característica principal del proyectado pabellón, que estaría anexado al actual albergue, es que sería un espacio polifuncional acristalado, al que prevén destinar para acoger convivencias o reuniones de trabajo de las personas que se alojen.

5 licitaciones desiertas en los últimos meses

Con este nuevo varapalo, el Ayuntamiento acumula cinco licitaciones desiertas en los últimos meses, la mayoría por culpa del alza de precios. La primera en correr esa suerte fue la rehabilitación de la alquería del jardín del Botànic Calduch. La segunda en seguir ese camino fue la nueva fase del intercambiador de transportes frente a la estación de Renfe. La última, hasta ahora, había sido el paquete, subvencionado por el Ivace, de mejoras previstas en áreas industriales. Una intervención pretendía potenciar el clúster agroalimentario (también en el entorno de la estación) y la otra se centraba en el polígono de la carretera de Onda. 

Compartir el artículo

stats