50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DETECTAN UN EXCESO DE OCUPACIÓN Y VELARÁN POR EL CUMPLIMIENTO DE LA NORMATIVA

Multan a terrazas de Vila-real por invadir la vía pública en la vuelta a la normalidad tras el covid

Ayuntamiento y Ashiovi reconocen los «abusos» de algunos establecimientos, que todavía se producen pese a que ya no hay restricciones por el covid-19

Imagen de la última reunión de Ashiovi, en la que se dio apoyo a asumir la vuelta a la normalidad en la terrazas de bares y restaurantes en Vila-real. TONI LOSAS

Retomar la normalidad, transcurridos ya nueve meses desde el levantamiento de restricciones a la hostelería a causa de la pandemia del covid-19. Es el objetivo que se marcan desde el Ayuntamiento de Vila-real y la Associació d’Hostaleria i Oci (Ashiovi) respecto a las terrazas de bares y restaurantes que, durante la crisis sanitaria, no solo de han beneficiado de la exención de las tasas por ocupación de la vía pública --el consistorio ha dejado de ingresar desde el ejercicio del 2020 algo más de 180.000 euros al año por este concepto--, sino que también se les ha permitido ocupar parte de la vía pública para compensar la obligación de mantener las distancias específicas entre mesas.

Al respecto, el concejal de Territorio, Emilio Obiol, explica que la Policía Local ha impuesto en las últimas semanas varias denuncias por infringir la normativa municipal sobre el uso de la vía pública para instalar mesas y sillas, más allá de la autorización que los bares o restaurantes tenían antes de la llegada del covid.

Según ha podido saber Mediterráneo, una de las sanciones alcanza los 1.500 euros, ya que a la ocupación de la calle se sumó la colocación de música, lo que originó las quejas del vecindario.

Los "excesos"

Y es que, tanto desde el Ayuntamiento como desde Ashiovi reconocen que algunos de los establecimientos han cometido «excesos» en la interpretación de las medidas adoptadas por el ejecutivo local para ayudar a un sector muy tocado durante la pandemia pero que, como señalan, ya ha recuperado la normalidad.

En este sentido, Obiol insiste en que «las restricciones sanitarias que afectaban a la actividad hostelera durante la pandemia han decaído y, por tanto, es necesario que, de manera ordenada y responsable, los locales regresen a la normalidad previa al covid-19, que se rige por los criterios fijados en la ordenanza municipal de ocupación de vía pública». Y destaca que «este trabajo conjunto entre el Ayuntamiento y Ashiovi también permitirá la revisión de parte del articulado de la normativa para ajustarla a las circunstancias actuales del sector».

Sensibilidad

Obiol enfatiza en que «el Ayuntamiento de Vila-real ha sido sensible, desde el inicio de la pandemia, a las consecuencias que esta ha tenido para la hostelería local y por ello, desde el 2020, hemos impulsado diferentes medidas de incentivo a la actividad, tanto fiscales como normativas». Una de ellas fue la ampliación de terrazas ante la necesidad de garantizar una mayor distancia entre los clientes en cumplimiento de unas restricciones «que ya no están en vigor», apunta el edil.

Sin tasas hasta la mitad del 2023

La vuelta paulatina a la normalidad en las terrazas, en lo que respecta a la ocupación de la vía pública, no afectará a otras medidas impulsadas por el consistorio de Vila-real desde el 2020, para minimizar el efecto de las restricciones por el covid en la hostelería local. En este sentido, el propio alcalde, José Benlloch, confirma que la exención de las tasas se mantendrá, en principio, hasta mitad del 2023. «Por respeto democrático solo puedo comprometerme a mantener la medida hasta junio», afirma, a la espera de los resultados de las elecciones municipales.

Compartir el artículo

stats