Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

E,L PRÓXIMO DOMINGO

La hostelería de Vila-real cuelga el cartel de lleno en la Santa Caterina poscovid

Algunos restaurantes completaron reservas hace mes y medio y otros abren de forma excepcional

Los establecimientos del centro, muchos de ellos cierran los domingos, abren excepcionalmente por Santa Caterina. MANOLO NEBOT ROCHERA

Casi todo completo. Así están a día de hoy los bares y restaurantes de Vila-real para el día de Santa Caterina. Una jornada que, con motivo de la tradicional feria que se celebra en la ciudad y que estrena su declaración como Fiesta de Interés Turístico Autonómico, saca a la calle a familias al completo que aprovechan para comer fuera de casa y a mesa puesta.

Y es que son varios los establecimientos hosteleros de la ciudad, muchos de ellos ubicados en el entorno del espacio ferial --como de costumbre, los puestos ocuparan las plazas Major y de la Vila, así como el Raval del Carme, la calle Hospital y buena parte de Josep Ramon Batalla y Cardenal Tarancón-- que ya hace días que colgaron el cartel de completo.

Es el caso, por ejemplo, de El Casino, en plena plaza de la Vila. «Hace un mes y medio aproximadamente que ya cerramos el cupo para la comida del día de Santa Caterina», afirma su gerente, Edu Ripollés. En similar situación se encuentran otros como el Birbar, Bodegón de Carlos, Bárbaro o Nu.

Y en algo en lo que coinciden la mayor parte de los hosteleros consultados por Mediterráneo es que la jornada del próximo domingo «es la más fuerte de todo el año», en cuanto a volumen de negocio. «Familias al completo tienen por costumbre comer ese día fuera y hay quien, incluso, cuando acaba ya nos pide que le apuntemos para el año próximo», afirma el chef Ximo Abril, del Birbar.

Menús o a la carta

En lo que sí que difieren los más de 150 bares y restaurantes de Vila-real en lo relativo a la Fira de Santa Caterina es en la oferta. Así, mientras algunos apuestan por ofrecer menús especiales, que suelen oscilar entre los 20 y los 40 euros, otros prefieren que su clientela elija entre las diferentes elaboraciones de sus respectivas cartas.

Tal es el tirón del día de Santa Caterina para el sector de la hostelería vila-realense que no son pocos los establecimientos que, aunque cierran de manera habitual todos los domingos, con el próximo hacen una excepción. No solo para aprovechar que tendrán lleno, sino también para dar respuesta a la petición de las entidades que los representan, con el objetivo de ofertar la cobertura suficiente para dar cabida a la alta demanda de esta jornada festiva. Es el caso, por ejemplo, del restaurante Nu o la pizzeria Luciola.

Además, se suma la coincidencia de que el próximo fin de semana es el último de las jornadas gastronómicas Mengem a Vila-real Olla de la Plana, de manera que varios de los establecimientos ofrecen también este menú especial. Así ocurre, por ejemplo, con el Rincón de la Olivereta, donde conviven ambas posibilidades. 

Compartir el artículo

stats