LA APERTURA, EN JULIO

Furor por trabajar en una gasolinera de Vila-real: 700 aspirantes para dos puestos

La empresa cierra la oferta laboral en solo dos días, ante la avalancha de inscripciones recibidas

Vecinos se oponen al negocio y el consistorio afirma que es seguro y cumple la legalidad

Las obras de construcción de la nueva gasolinera ‘low cost’ y de una rotonda en la esquina de la avenida Europa con la calle Borriana siguen su ritmo, y la mercantil confía en poner en marcha el negocio en julio.

Las obras de construcción de la nueva gasolinera ‘low cost’ y de una rotonda en la esquina de la avenida Europa con la calle Borriana siguen su ritmo, y la mercantil confía en poner en marcha el negocio en julio. / JOSEP CARDA

Alrededor de 700 son las personas que han presentado su currículo, a través del portal de empleo Infojobs, para aspirar a uno de los dos puestos de trabajo que ya busca la empresa Plenoil para atender la nueva gasolinera low cost de Vila-real que ya construye en la esquina de la avenida Europa con la calle Borriana y que pretende abrir al público a lo largo del próximo mes de julio.

Tal ha sido el furor que ha desatado esta oferta laboral que la mercantil ha cerrado la admisión de personas interesadas tan solo dos días después de publicar la convocatoria. Y es que los expendedores que se contraten tendrán un salario de 1.417 euros brutos mensuales. Entre otros requisitos mínimos, los candidatos deben poseer carnet de conducir y coche propio, experiencia previo en puestos de atención al cliente, «don de gentes y habilidades comunicativas» y conocimientos en programas Windows y Office.

Cierta oposición

En cualquier caso, desde que arrancaron hace un mes las obras de creación de esta nueva gasolinera low cost en Vila-real (la segunda en el vial que conforman las avenidas Europa y França y que bordea el casco urbano por el este), algunos vecinos han mostrado su oposición a este negocio, al considerar que puede suponer cierto peligro para los residentes y para los usuarios del colegio Pío XII.

Una disconformidad que trasladan a la rotonda que se habilitará en esta intersección, sin coste alguno para el Ayuntamiento. De hecho, el edil de Territorio, Emilio Obiol, se ha reunido con los vecinos opositores para explicarles el proyecto, «que es totalmente seguro y que cuenta con todos los informes favorables y con la autorización de la Generalitat, de manera que no se puede negar una licencia a una actividad que cumple la legalidad, porque de lo contrario se estaría prevaricando».

Al respecto, tanto el edil Obiol como el alcalde, José Benlloch, insisten en que instalaciones de estas características también están "frente al colegio Botànic Calduch o muy cerca de la residencia y centro de personas con discapacidad de la carretera de Onda y no suponen ningún problema". Además, el concejal de Territorio hace hincapié en que "esta es una inversión que se ha tratado de acuerdo a todas las normativas, tanto de carácter medioambiental como de las obras en sí, así como desde el punto de vista de las servidumbres e infraestructuras implicadas, como es la línea del tren".

"Plena legalidad y plena seguridad"

Obiol reitera que la gasolinera en cuestión "lo cumple todo, con plena legalidad y plena seguridad". En cualquier caso, califica de "legítima" la protesta de algunos vecinos, "y por ello, desde el pasado 3 de mayo, se inició un proceso de diálogo y transparencia, de manera que disponen del 100% de los documentos del expediente, a la vez que me he reunido con quienes se oponen al proyecto y se han respondido por escrito y verbalmente a las cuestiones que se han planteado".

De hecho, el edil asevera que fruto de ese diálogo se está trabajando en algunas modificaciones puntuales, en lo relativo a la rotonda que incluye la intervención, en la que el grupo inversor que la promueve invertirá 1,5 millones de euros (gasolinera y glorieta incluidas).

"La ley se tiene que cumplir, aunque se abra la puerta al diálogo y se ejerza la transparencia, porque el Ayuntamiento no puede prevaricar", ha manifestado el máximo responsable en materia urbanística de Vila-real.