Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emery se adapta al nuevo horario ‘fijo’ del Villarreal

Juan Foyth ya está entrenando junto al resto de compañeros del Villarreal.

Se juega como se entrena". ¿Cuántas veces habremos oído esta frase? Pues nunca pierde vigencia, a tenor de la última de las decisiones de Unai Emery: el guipuzcoano ha retrasado los entrenamientos del 18 y 19 de noviembre en Miralcamp de las 10.30 horas a las dos de la tarde, el mismo horario del Celta-Villarreal del 20 de noviembre, en el regreso a la competición liguera de los amarillos y el arranque de un durísimo esprint de final del 2021 que les llevará a jugar contra Barcelona, Sevilla, Rayo Vallecano, Real Sociedad y Alavés en LaLiga; así como frente al Manchester United y Atalanta en la resolución de su grupo de la Champions.

Tal vez por ello, Emery no quiere dejar nada a la improvisación, cuidando hasta el más mínimo detalle de una forma más profunda y milimétrica que nunca. Porque no es la primera vez que el Submarino juega en un horario más propio de otras latitudes. De hecho, viene de hacerlo ante el Getafe en el encuentro previo al último parón por selecciones. Un horario, además, que repetirá el 4 de diciembre en la visita al Ramón Sánchez Pizjuán. También ocho días después, contra el Rayo Vallecano en La Cerámica. Y ahí, precisamente, pueda radicar el cambio de planes del guipuzcoano, que en LaLiga Santander solo romperá el Villarreal-Barcelona del 27 de noviembre, también en casa (21.00 horas).

Nuevos hábitos

Los jugadores del Villarreal tendrán unos horarios especiales para estos próximos días, con el objetivo de que el máximo rendimiento de cada organismo se produzca entre las dos y las cuatro de la tarde del sábado.

Levantarse en un horario distinto al habitual y, sobre todo, la nutrición, una de las obsesiones en el fútbol de hoy en día pero que el Villarreal cuida desde hace prácticamente una década... Porque a la hora en la que habitualmente se come, los once titulares de Balaídos estarán dando lo mejor de sí mismos, de ahí que ni el desayuno ni el almuerzo --ni tampoco la ingesta de alimentos posterior al esfuerzo físico pospartido-- serán los mismos que en cualquier otro día de encuentro.

Emery espera recuperar a Juan Foyth para Vigo, en encuentro en el que tampoco estarán Gerard Moreno ni Yeremy Pino... salvo sorpresa mayúscula. Además, el preparador de Hondarribia comprobará cómo regresan los internacionales que más tarde vuelven de sus compromisos por Sudamérica y África.

Compartir el artículo

stats