Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

Clamor en el Villarreal por las decisiones del VAR

En el seno amarillo no se explica por qué el responsable del Vídeo Arbitraje no instó al colegiado a ver los dos claros penaltis del Barcelona del pasado sábado

Unai Emery, entrenador del Villarreal CF, el pasado sábado mostrando cara de incredulidad tras una decisión del colegiado, Soto Grado, en presencia de Parejo.

Cada vez son menos las personas dentro del mundo del fútbol profesional, dejando al margen a los aficionados --que tampoco--, que creen en la aplicación del VAR. Evidentemente, tras el escándalo del pasado sábado en el partido ante el FC Barcelona, en el seno del Villarreal CF no se comprende una serie de decisiones como las de los penaltis de Piqué y Eric García, en las que siendo dos acciones clamorosas a vistas de todos, ni se señalaron ni los responsables del Vídeo Arbitraje mandaron a revisar.

Que un rival (Piqué) frene dentro del área el esférico con las manos, que tan solo repasando una repetición queda totalmente reflejado, y que otro esté deliberadamente y de forma continuada agarrando a su oponente (Eric García a Albiol), que se vio en el campo en directo y luego puede constatarse con las imágenes, y ninguna de las dos jugadas no se señalen, inevitablemente provocan indignación en el club perjudicado, en este caso el Submarino.

El reglamento como escudo

Unas acciones polémicas que, en lo relacionado al Villarreal, están siendo una constante en el presente ejercicio, aunque en acciones no tan determinantes, pero que tras lo visto en el Estadio de La Cerámica ante el Barça provocaron el clamor en el seno del cuerpo técnico, jugadores y dirigentes de la entidad de la Plana Baixa. 

Roig Neguelores: "Cualquier persona ve lo de Piqué"

En el seno del Villarreal siguen sin dar crédito a lo sucedido. Los penaltis no señalados a Piqué y Eric García desataron la indignación en la cúpula amarilla, con el presidente, Fernando Roig, y el consejero delegado, Roig Negueroles, a la cabeza. Precisamente este último analizó la situación en Tiempo de Juego, de la Cadena Cope. "Salimos fastidiados, porque hicimos un buen encuentro y se nos han escapado nuevamente puntos. Al final, unas veces por errores nuestros y otras por una serie de decisiones se nos han escapado muchos puntos al final de los partidos, y entonces se te queda cara de tonto. Tenemos buen juego pero no lo estamos transformando en resultados", argumentó.

Sobre el penalti a Albiol, fue tajante: «Lo de Raúl es un penalti muy claro, donde hay agarrón continuado de Eric García», dijo, para añadir que «lo que es incomprensible es la mano de Piqué». «Puedo aceptar que el árbitro no lo vea, pero para eso tenemos el VAR, que nos ha costado mucho dinero en LaLiga implantarlo», insistió Negueroles.

«No se entiende que no entre el VAR a valorar esa situación. Cualquiera puede no verlo, pero en la televisión se ve muy claro y para eso la tenemos. Si el VAR entra, no hay ninguna posibilidad de que eso no sea penalti», expuso.

«Nosotros respetamos al estamento arbitral, pero esta temporada estamos resignados, ya que ya ha habido bastantes veces, aunque no tan claras, en las que estamos siendo perjudicados», recalcó, incidiendo en que «hablando concretamente de lo de Piqué, es que no lo entendemos. Es inexplicable. Cualquier persona lo ve lo de Piqué. Hasta los del Barcelona lo han visto».

«A mí se me escapa, no lo entiendo, No comprendo cómo no se nos pitan esos dos penaltis. Creo en la buena fe del estamento arbitral, pero en esta ocasión se me escapa a mi lógica que el VAR no haya entrado», finalizó.

En el seno arbitral se protegen con un reglamento ambiguo e inflexible, alegando que si una acción está juzgada por el colegiado no puede el árbitro de VAR instarle a acudir a visualizar unas imágenes que, en caso de que Soto Grado --trencilla riojano que pitó el sábado-- hubiera ido a ver, habrían derivado en dos penaltis.

Pero lo que indigna a futbolistas, técnicos y directivos es la poca flexibilidad que tienen el VAR y el corporativismo entre los árbitros de campo y los de VAR, ya que los de arriba en momento alguno ponen en entredicho lo juzgado por los de abajo pese a que, como ocurriera el sábado, las acciones claramente reflejen lo contrario.

Indignación amarilla

Es por todo ello, y por tanta ambigüedad al rededor de normativas y aplicaciones de VAR, que incluso los protagonistas explotan al verse perjudicados, y más cuando, en el caso de Villarreal y Barcelona, a los azulgrana el VAR le concedió un penalti la 14ª jornada ante el Espanyol y, una semana después, el mismo VAR le priva de una pena máxima a los groguets ante los azulgrana. «No sabemos si le echan una mano a los grandes». «Normal no es que el VAR no entre. Igual se han quedado dormidos», dijo Unai Emery tras el partido.

«Habrá que pedir responsabilidades por este error. Alguien tendrá que explicar qué ha pasado, es una jugada que hemos visto todos. Es muy claro, muy claro», señaló. Sin duda, el clamor en el seno amarillo ex máximo.

Compartir el artículo

stats