Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La crónica de la Copa del Rey | La vuelta de Gerard pone la guinda al 0-8 del Villarreal en Riazor

El Submarino golea al Victoria de Preferente, logra el pase de ronda con solvencia y recupera a su goleador para los partidos del Sevilla y Atalanta

Los jugadores del Villarreal celebran un gol. VILLARREAL CF

El Villarreal superó el trámite y recuperó a Gerard Moreno. El 0-8 no tiene más valor que el pase a la segunda ronda sin sufrimientos, lesiones y desgaste físico. La vuelta del 7 es noticia de titulares para Emery, porque se recupera a uno de los referentes de este equipo para los partidos ante el Sevilla y Atalanta, claves para las aspiraciones en LaLiga y en la Champions. Gerard jugó media hora, dejó buenas sensaciones y marcó. Por lo demás, buen partido de la unidad B de Emery más que por la goleada por la buena actitud exhibida.

El gran mérito del Villarreal en esta primera eliminatoria de Copa no era lograr el triunfo ante un equipo de la Preferente gallega como el Victoria, sino encontrar la motivación suficiente para competir con dignidad y afrontar el partido con respeto al rival y a la competición. El trámite se solventó con eficacia en un magno estadio como Riazor. El equipo de Emery tenía mucho más que perder que a ganar y lo afrontó con profesionalidad. El técnico alineó un once con jugadores que apenas habían entrado en sus planes en la mayoría de los casos en los últimos partidos y todos ellos respondieron con profesionalidad.

En lo deportivo el partido no pasaba de ser un entrenamiento con público ante un rival noble que se tomó el partido como una fiesta. Ni una mala patada y saliendo a disfrutar de la visita del campeón de la Europa League. El modesto Victoria CF, club del barrio de Santa Lucía de A Coruña, representaba el espíritu de esta Copa, que es un sueño para equipos como el gallego. El Villarreal no se lo tomó, ni mucho menos, como una fiesta y saltó a resolver por la vía rápida el trámite en una competición en la que, como dijo Emery, el Submarino no es favorito pero sí candidato.

Y los no habituales ni menospreciaron al Victoria ni saltaron de paseo a Riazor. Salvo Asenjo, que se quedó helado bajo los palos de la portería, se vieron cosas positivas, siempre más por la implicación y la actitud, que por la exigencia de un contrincante. Entre las pinceladas positivas, el buen partido de Dani Raba. El cántabro tiene talento y ha adquirido el rol de jugador número 13 o 14 en los planes de Emery, por delante de jugadores como Alcácer o Dia. Se ha ganado la confianza del entrenador de Hondarribia y en A Coruña dio un paso adelante.

Entre lo destacable, Alberto Moreno. El otrora lateral zurdo jugó como centrocampista al lado de Iborra. No solo marcó dos goles, sino que demostró que su polivalencia otorga más fondo de armario a una plantilla poderosa como la grogueta.

 La resistencia del Victoria duró poco más de un cuarto de hora. A partir del 0-1 fueron cayendo los goles del Villarreal. Tras el doblete de Alberto Moreno, fueron cayendo goles de Mando y Chukwueze antes del descanso. Con el 0-4 concluyó la primera parte y el pase a la segunda ronda ya solucionado.

Las fuerzas del Victoria fueron menguando y los goles le fueron cayendo uno a uno. El Villarreal ya no tuvo oposición alguna en una segunda parte con muy poca historia. Al margen de los ocho goles que le cayeron al Victoria en una eliminatoria demasiado desigual como para ser tomada como un partido de competición, lo más positivo para el equipo fue el regreso de Gerard Moreno, ausente desde el 23 de octubre, cuando en San Mamés disputó sus últimos minutos. Y lo hizo marcando de cabeza el 0-6. El tanto es una anécdota, lo importante es que Emery podrá contar con uno de sus baluartes para el importante partido ante el Sevilla en el Pizjuán. El Villarreal sigue siendo candidato en esta Copa.

Compartir el artículo

stats