Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Real Madrid remata en el último cuarto de hora a un buen Villarreal Femenino (0-2)

Las amarillas se muestran superiores al conjunto blanco durante la primera hora del duelo

La capitana amarilla Lara Mata conduce un balón ante la asfixiante presión de una delantera del Real Madrid,

El Villarreal encajó otra derrota, en esta ocasión ante el Madrid. Las amarillas querían refrendar su progresión, y en parte fue así, aunque no lo indique el marcador. Dos goles de Athenea y Esther, en la recta final, decantaron el duelo.

El Submarino denotó ambición desde el pitido inicial y hambre de victoria. Ante el Sevilla el equipo de Sara Monforte ya se quedó cerca de conseguir un empate que le negó el colegiado al no cobrar una pena máxima evidente y en la última jornada las amartillas sacaron un punto, cuando pudieron ser los tres, de Vallecas ante el Rayo Vallecano. 

Ante el Real Madrid, rival de Champions League, el conjunto groguet continuó con su líneas ascendente y plantó cara a todo un equipo de gran potencial, que aspira a pelear los títulos a un Barcelona todavía inalcanzable a día de hoy.

Bien es cierto que las madrileñas gozaron de ocasiones para avanzarse en el marcador, especialmente por la banda derecha con una Athenea muy incisiva, pero la zaga local se mostró segura y cuando no apareció la cancerbera Elena de Toro para mantenerla portería vila-realense a cero. 

Las amarillas jugaron y desarbolaron por momentos a las blancas en defensa, Sara Bermell y Belén complicaron la vida al conjunto de Toril y crearon peligro, al igual que la atacante Sheila.  

En la segunda mitad el Villarreal comenzó muy enchufado y gozó de una doble oportunidad, primero con un cabezazo de Lara Mata y posteriormente con un disparo de Ainoa. Cada vez se acercaba más al gol el Submarino y a los méritos realizados merecía ir por delante en el marcador. 

Pero Alberto Toril introdujo cambios durante la segunda mitad y ello cambió la coyuntura del partido. Con Robles, Teresa, Peter y, especialmente con Nahikari, el Real Madrid cambió, mutó en labores ofensivas y tanto la delantera vasca como Moller pudieron ver puerta pero el Villarreal aguantó estoicamente. 

El tiempo pasaba y lo cierto es que las amarillas llegaron con menos claridad al arco defendido por Misa, y cuando lo hicieron fue a través de disparo lejanos, como el de Sheila Guijarro, en acciones que entrañaron poco peligro. 

Ante este contexto Joan Goterris, que dirigió hoy al equipo al estar sancionada Sara Monforte, intentó remover el árbol cambiar piezas con el fin de reactivar a su equipo, si previamente dio salida a Estefa, posteriormente metió también a Olivia. Pero la decoración del choque había virado. 

Cada vez llevaba más el peso ofensivo el cuadro blanco y ese peso terminó por romper la balanza en el 78’ un centro de Athenea desde la banda izquierda terminó colándose en la portería de Elena de Toro. Le tocaba volver a rematar contracorriente al Villarreal, todo a falta de 12 minutos para la conclusión del partido. La respuesta desde el banquillo amarillo fue la entrada de Sara Medina, Raquel Pinel y Aixa Salvador. 

Pero en la recta final lo que llegó fue el gol de la sentencia madridista, en las botas de Esther. Las locales no bajaron los brazos pero ya no había tiempo para más.

Compartir el artículo

stats