Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La crónica | El Villarreal se merienda al Levante y mira a Europa (5-0)

El Submarino tumba a los de Lisci con gran dosis de pegada y se pone a cuatro puntos de la Champions

Gerard Moreno (c) celebra con Moi Gómez (d) el tercer tanto del Villarreal ante el Levante con la alegría de Aurier (i).

La remontada del Villarreal CF en LaLiga va viento en popa. Unai Emery y sus futbolistas llevan un mes mentalizados y con un único objetivo entre ceja y ceja: revertir la mala dinámica en el campeonato doméstico basándose en el buen fútbol que ha mostrado durante toda la temporada y que, en cuanto a resultados, solo se había visto recompensado en Champions League y en Copa del Rey. Es por ello que el partido de ayer era clave. Un duelo trampa, uno de esos encuentros en los que no puedes permitirte el lujo de pinchar. Y el Submarino dio la talla, merendándose al Levante a lo grande, con una goleada (5-0) marcada por la efectividad delante del marco rival.

Un triunfo convincente, ante el colista de la categoría al que no dio ni opción a meterse en el partido, que deja a los de Unai Emery inmersos en donde quieren estar, en la pelea por los puestos europeos, situándose a solo dos puntos de la Conference, a tres de la Europa League y únicamente cuatro de la Liga de Campeones.

La victoria da la razón tanto al técnico como a los responsables deportivos del club, que siempre han creído en el potencial de una plantilla que ha decidido dar un paso al frente en el peor momento de la temporada. De hecho, la racha actual es de seis victorias consecutivas, cuatro de ellas en Liga, que han catapultado a los groguets hasta la 8ª plaza y, lo que es más importante, han servido para recuperar la moral y la autoestima de un equipo que había perdido muchos puntos inmerecidamente y se había complicado la vida clasificatoriamente hablando.

Hasta siete bajas

La empresa de ayer no era sencilla. Primero y principal por las bajas. Hasta siete jugadores habituales no se vistieron de corto ayer. Los consabidos lesionados Arnaut Danjuma, Paco Alcácer, Rubén Peña y Francis Coquelin, además de tres titulares que fueron baja de última hora como Foyth, Parejo y Pedraza. A ello hay que unirle la suplencia de Capoue, al no estar al 100%.

Con ello, Emery apostó por alinear a su once más competitivo posible utilizando a tres de los cuatro jugadores africanos convocados para la Copa de África. Así, Aurier, Chukwueze y Dia --solo no jugó Aïssa Mandi-- entraron de inicio a un partido que se resolvió por la vía rápida y al que incluso le sobró la segunda mitad.

El devenir del derbi quedó marcado muy pronto con los dos tantos conseguidos en el primer cuarto de hora de juego, que llegaron en acciones en las que el fútbol ofensivo del equipo de Unai Emery se encontró con fragilidad defensiva de los visitantes.

Boulaye Dia cabeceó con comodidad el 1-0 a los ocho minutos tras una gran acción con asistencia incluida de Chukwueze y cinco después, a la salida de un córner, Pau logró en el segundo palo el 2-0 que daba tranquilidad al Villarreal y reducía mucho las opciones de sumar para el Levante.

Vendaval groguet ante un equipo granota hundido. Además, a la diferencia en el marcador se unió la comodidad con la que el Submarino se adueñaba del esférico y de la medular, con Iborra, Trigueros y Moi en plan estelar siendo los escuderos de Gerard Moreno, un futbolista superlativo que remata, marca y hace jugar al resto del equipo como los ángeles. 

Este es el mapa de calor de los protagonistas sobre el campo

Solo hubo un atisbo de réplica del Levante con dos únicas opciones de gol a sendas penetraciones por la banda de Jorge de Frutos, pero que Rulli solventó.

La superioridad era indiscutible y cerca del descanso Gerard Moreno puso el 3-0 en el casillero para dar por cerrado un encuentro que solo tuvo color amarillo.

Tras el descanso, el Levante salió con la idea de no conceder las facilidades del primer periodo como único camino para meterse en el encuentro siempre y cuando una cierta mejoría fuera acompañada de un gol tempranero.

Aitor evitó más goles del Villarreal

Sin embargo, estuvo más cerca el 4-0 en un cabezazo de Trigueros al que Aitor Fernández respondió con una gran parada (m. 54). Hasta ese momento, el Villarreal se dedicaba a contemporizador, a un sufrir y a tratar de tener controlado a su oponente para que pasaran las menos cosas posibles en el terreno de juego y las pocas que pasaban, aunque sin la intensidad del primer periodo, se daban en el área levantinista.

Las paradas de Aitor, un par más a Trigueros y Moi Gómez, fueron las acciones más destacadas del segundo periodo en el que el Submarino siempre quiso más.

Una pérdida en la salida de balón, permitió que Manu Trigueros hiciera en un disparo lejano el 4-0 y confirmara un triunfo que por la diferencia mostrada hasta entonces por ambos equipos había quedado ratificada con independencia del marcador, aunque faltaba el 5-0 logrado por Gerard a pase de Yeremy Pino. Goleada, fútbol brillante y Europa a la vista.

Revive los goles del partido con el formato 'Goal Replay'

Compartir el artículo

stats