Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La crónica | Un rácano Atlético sale vivo de La Cerámica ante un Villarreal superior (2-2)

Los de Emery superan en todas las facetas a un equipo de Simeone que especuló y tuvo efectividad

Alberto Moreno celebra con alegría el momentáneo 2-1, con Capoue, Gerard, Estupiñán y Moi Gómez a su espalda.

Hablar de justicia en el fútbol no tiene sentido alguno porque es un deporte en el que, al final, solo vale el resultado, pero no por ello debe omitirse aquello que pasa en un rectángulo de juego. Pero el 2-2 entre Villarreal y Atlético de Madrid es tan injusto como que los rojiblancos merecieron marcharse goleados... aunque salieron vivos de La Cerámica.

En el fútbol moderno se obtiene demasiado premio con la racanería, la especulación, el intentar evitar que un rival que quiere jugar no lo haga y esperar a que cometa algún error para asestarle golpes mortales.

Y eso es lo que hizo el Atlético de Simeone. Con tres ocasiones y solo buscando el fallo del rival, saliendo de la cueva como mucho diez minutos en todo el encuentro sacó un punto de la casa de un rival directo, el Submarino, que se hubiera puesto a un punto de los colchoneros, que mantienen la distancia de seguridad de 4 unidades.

Noche de las grandes

El partido era de los grandes, entre dos gallos de LaLiga. El actual campeón rendía visita al feudo del campeón de la Europa League, dos equipos vivos en Champions y que pelean por establecerse en zona de Liga de Campeones. Y el choque no defraudó. Bueno, el Villarreal no defraudó, porque el Atlético planteó el partido como un equipo menor, como un rival de zona baja: a esperar y verlas venir, y a salir a la contra. Emery varió su dibujo habitual con un 4-4-1-1 con Capoue y Parejo en el doble pivote, Moi Gómez y Alberto Moreno abiertos en banda en la medular, y Trigueros como enganche por detrás de Gerard Moreno. Y el equipo respondió.

La primera mitad fue un vendaval amarillo ante un conjunto rojiblanco que, por aquello de que ayer vestía de azulón y que solo se dedicó a defender, parecía más el Getafe que el Atleti. Parejo y Capoue le comieron el terreno a De Paul y Kondogbia, Moi Gómez, Alberto Moreno y el avión Estupiñán se hartaron de percutir por bandas, y Trigueros y Gerard hicieron diabluras en los dominios de un meta Oblak que se fue al descanso sorprendido por llevar solo un gol en contra.

Este es el mapa de calor de los protagonistas del partido

Gol rival y reacción amarilla

El duelo arrancó con un jarro de agua fría. Parejo se confió en un pase horizontal en la medular que abortó Correa, que nada más cortar levantó la cabeza y lanzó un misil aéreo que batió a un adelantado Rulli. Era el minuto 10 y tocaba remar contra corriente. El equipo ni si inmutó. Siguió acosando al rival y sometiéndole en su área. Gerard se inventó un taconazo en el aire que acabó en el palo en el 15, con rechace al exterior de la red de Estupiñán. Minutos después, unas manos de Lemar a disparo de Alberto Moreno significaron un penalti claro. El colegiado ni dudó. Pero Gerard lanzó la centro y Oblak desvió un esférico que Parejo metió en la red con la cadera… pero el VAR hizo rectificar a Alberola Rojas, que tuvo que anular el tanto amarillo por un ligero roce, supuestamente, del balón a la muñeca de Parejo. Lamentable que en el fútbol se anule un gol por una jugada que no se detecta a cámara lenta.

Y finalmente llegó la recompensa. El gol. Pau aprovechó un rechace de Oblak al servicio de una falta de Parejo para embocar cual golfista en el green. Empate en el 28 y a seguir buscando más. Trigueros tuvo el 2-1 antes del descanso de un primer acto en el que el balón vivió en el área del Atlético y en el que Rulli solo tuvo que intervenir para sacarle un mano a mano a Cunha.

Segundo acto de infarto

La segunda mitad tuvo un doble guion. Los primeros 22 minutos fueron amarillos, continuando con el acoso al marco rival, hasta que llegó el 2-1 en el 58 gracias a una asistencia magistral de Gerard a Alberto Moreno, que solo ante Oblak le batió por debajo de las piernas, no sin suspense. Pero el Submarino sufrió un bajón físico pasado el 65, la carga de partidos pesan y se notaron ayer.

Y el Atlético lo aprovechó para dar un paso al frente y salir de la cueva, obteniendo premio muy pronto, en el 67, cuando un latigazo de Kondogbia desde la frontal se le coló a Rulli por debajo de los brazos poniendo el 2-2. ¡A patir! Pero el Villarreal no se rindió. Emery dio entrada a Yeremy, Pedraza, Iborra y Jackson, y generó acciones para llevarse el partido, pero finalmente no pudo ser. Pese a las bajas y los contratiempos, el Submarino sometió al Atlético, todo un campeón de Liga que salió vivo de La Cerámica.

Aquí puedes ver los goles en formato 'Goal Replay'

Compartir el artículo

stats