50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La opinión de José Luis Lizarraga | La deuda de Vila-real con Llaneza

Llaneza es fútbol en estado puro

José Benlloch, alcalde de Vila-real, con José Manuel Llaneza.

Vila-real le debía un gesto a José Manuel Llaneza. La clase política no pasa por su mejor momento, pero siempre existen excepciones. José Benlloch posee olfato y sensibilidad para rellenar huecos sentimentales que se quedan vacíos con el tiempo y a los que se debe dar contenido. Siempre digo, y presumo de ello, que me siento ubicado en un limbo independiente de los colores políticos, porque aprisionan tu libertad de pensamiento y elección, pero no es antagónico con reconocer las buenas gestiones y las buenas intenciones. Vila-real le debía algo a Llaneza. La medalla de oro de la ciudad para un hombre que ha hecho tanto por la ciudad en sus 28 años en el Villarreal CF, era una deuda que debía saldarse de inmediato y el alcalde, con el beneplácito de todos los grupos políticos, lo ha hecho realidad. Es un vila-realense más y orgulloso siempre de ello.

Es posible que peque de pasión en esta columna y pierda la asepsia que debe impregnar las opiniones de los que nos dedicamos a ejercer esta profesión de periodista. Sí, puede ser. Me precio de haber compartido muchos momentos de emoción con él, no sólo de alegrías, sino también de lágrimas. Y no creo que haya reñido tantas veces con nadie como lo he hecho con José Manuel, quizás muy de cerca está también Fernando Roig Negueroles, ambos dos hombres con una personalidad tan especial como diferente, a los que profeso un gran respeto y cariño personal. Nunca olvidaré el abrazo emotivo que nos dimos cuando el Villarreal descendió a Segunda División en 2012, ni tampoco verle en la Diagonal de Barcelona saludando a la caravana de 10.000 aficionados groguets que se desplazaron en autobús en aquella victoria ante el Barça B, preludio del regreso a Primera. Ni la tristeza de aquella derrota en Liverpool, cuando todos soñábamos con aquella final de la Europa League. Podría escribir mil columnas.

Vila-real le debe mucho a Llaneza. Me quedo corto, la provincia de Castellón y también el fútbol. Si tuviera que aprovechar los tres intentos que cualquier dispositivo te concede para adivinar la contraseña que José Manuel ha puesto para proteger cualquier de sus cuentas, mis intentos como hacker se focalizarían en Familia, Villarreal, Fútbol, por ese orden... y seguramente lograría piratear su password. El Villarreal le debe mucho porque él formalizó el mejor fichaje de la historia del club: Fernando Roig. Lo que vino después, ya lo saben ustedes.

Llaneza es fútbol en estado puro. Siempre ha profesado un gran respeto por mi cariño al CD Castellón, el mismo que se ha ganado el Villarreal en mi corazón. En mis conversaciones futboleras con él siempre ha habido un hueco para todo. Por ello, lo pasé terriblemente mal, por muy injusto, cuando en un Castellón-Villarreal B se llevó una pitada enorme de un grupo de aficionados al aparecer por el palco. José Manuel no lo merecía.

Los partidos duran 90 minutos. Eso dicen, porque en Gdansk se nos hizo eterno. El Villarreal ganó en el penalti número 11 un título histórico. Nuestros corazones aguantaron a duras penas. sufrimos y lloramos de alegría. Con ese tono solemne que le distingue vaticinó que llegarían más. Este Villarreal tiene cuerda para rato, porque lo lideran genios como Llaneza, Roig o Negueroles. Y vamos a ser tantos los que no pongamos la camiseta en este partido, que es imposible que no suceda otro resultado que no sea la victoria. Vamos a ganar, no lo dudes, José Manuel. Endavant! 

Compartir el artículo

stats