Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL B

El Villarreal B da la cara en Albacete, pero pierde de penalti (1-0)

Unas manos de Alberto del Moral en el minuto 15 deriva en la acción que desequilibra el partido

El Villarreal B da la cara ante Albacete, pero pierde de penalti.

Cayó el Villarreal B en el campo del Albacete (1-0), equipo manchego que sigue segundo y el filial amarillo, líder. Eso sí, ahora un solo punto les separa en la tabla clasificatoria. Un solitario gol anotado por Kike Márquez, de penalti tras unas inocentes manos de Alberto del Moral, desniveló el marcador a favor de una escuadra albaceteña que, eso sí, se encontró con un acertado Filip Jorgensen, el mejor del filial. La segunda parte sobró. En la primera se vieron muchos acercamientos a la portería rival.

El filial amarillo ya se fue al descanso perdiendo por la mínima en un encuentro con muchas llegadas al área rival, con un penalti de esos que extraña tanto que se señalen por manos, con la lesión del capitán burrianense Ramón Bueno y habiendo perdonado tres buenas ocasiones de gol para igualar el marcador al final de unos 45 primeros minutos donde el Albacete dominó más (posesión de 59-41%) y lanzó más a portería (seis tiros a cuatro).

Era el partido de la máxima entre el segundo clasificado (el manchego) y el líder (el vila-realense). El conjunto albaceteño, que pasa por tener una de las mejores plantillas del grupo, empezó acosando la portería del Villarreal B, con ocasión de Alberto, réplicas de Arana y Diego Collado, y del local Riki en el minuto 6. Idas y venidas. 

Manos y penalti

Al cuarto de hora el colegiado cobró penalti a favor de los albaceteños por unas manos del mediocentro Alberto del Moral. Le costó la amarilla por protestar. El extraordinario delantero y ex del Extremadura, Kike Márquez, batió por el centro a Filip Jorgensen. Así, el partido se puso ya muy cuesta arriba.

Tuvo la opción de empatar el goleador Juan Carlos Arana en el minuto 23, pero su disparo salió lamiendo el palo derecho de Bernabé. Luego llegó la lesión (pinchazo parte posterior del muslo derecho) del capitán Ramón Bueno, que tuvo que dejar su puesto a Antonio Pacheco. 

El segundo tiempo casi que sobró. Querer y no poder del filial, con un Albacete que quiso marcar para intentar neutralizar el 3-0 con el que los amarillos ganaron en la primera vuelta. Eso sí, gracias al portero Jorgensen, el marcador no se volvió a alterar más. 

Compartir el artículo

stats