Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

Directo, por José Luis Lizarraga | Carta a la afició grogueta

El Villarreal acude de nuevo a Liverpool con la ilusión por bandera

Fernando Roig se dirige a la afición del Villarreal tras eliminar al Bayern en Múnich.

Os contaba la semana pasada que la misma noche en la que el Villarreal eliminó al Bayern, Fernando Roig ya había dado la orden de que se adquiriese el paquete de entradas que le correspondiera al club. No se sabía el lugar en aquel instante, aunque todo apuntaba a Anfield, pero el presidente ya había dado las consignas para preparar otro desplazamiento masivo. Y al final, el 5% que obliga la UEFA para el club visitante suponía un paquete de 3.000 entradas, y habrá tres mil seguidores del Submarino en la ciudad de los Beatles. Todavía recuerdo el ambiente espectacular de la afición grogueta en la previa de aquel Liverpool-Villarreal CF de semifinales de la Europa League un 5 de mayo de 2016 en Concert Square. Fue una verdadera fiesta y una demostración de civismo absoluto.

También me viene a la mente cuando llenasteis el Mini del FC Barcelona en Segunda División. Aquel día, mi amigo Toni Alegre y yo paseamos por entre medio de la caravana de autobuses que transportaron a los 10.000 seguidores del Villarreal. Nunca olvidaré la escena de José Manuel Llaneza saludando en la Diagonal a cada uno de los autocares que llegaban. Llaneza es irrepetible. Otro comportamiento ejemplar.

En Gdansk, nos dejasteis sin habla. Durante 120 minutos y la interminable tanda de penaltis, no parasteis ni un instante de animar en clara inferioridad con los del Manchester United. Otra vez más, la UEFA felicitó al club por vuestra manera de entender el fútbol. Y dos meses después, en Belfast, en la final de la Supercopa de Europa ante el Chelsea, nos volvisteis a dejar boquiabiertos.

Este sábado, Juan Foyth en una entrevista que sale hoy en las páginas de Mediterráneo y en su edición digital, destacaba el esfuerzo que hacéis cada uno de vosotros. La mayoría sois trabajadores que tenéis que pedir días de vuestras vacaciones y en tiempos complicados echar manos de ahorros para poder estar con el equipo. Más cuando se viene de un viaje de hace pocos días en Múnich. Es un sacrificio económico y físico.

No quiero tampoco dejar de destacar el gesto de Roig para subvencionar una parte del desplazamiento. Una lección de cómo una empresa debe trabajar su acción social con 800.000 euros para aliviar el esfuerzo de su gente.

Vamos a Liverpool con las maletas cargadas de ilusión. Igual que hace seis años. Os recordaba la semana pasada que jugar unas semifinales de Champions es la hostia, y perdonadme por la expresión pero me sale del alma, para cualquier club. Solo la disputan cuatro y todos sueñan con ganar y estar en la final. ¡Como no lo va a ser para el Villarreal! Hace 16 años en aquella noche del penalti de Riquelme, creía que no lo iba a vivir más. Se escapó por los pelos. Aquella final contra el Barcelona que, curiosamente como está, también era en París estuvo cerca. El club, y el equipo, ha madurado mucho desde entonces. Y como decía Foyth ya estamos acostumbrados al ninguneo desde el partido con el Arsenal de semifinales de Europa League. Nadie creía en el Villarreal contra el United, Atalanta, Juventus y Bayern. Solo vosotros. Y pase lo que pase en Liverpool, el Villarreal podrá estar orgulloso de tener una hinchada fiel que crece año a año. Mi admiración para aquellos que inquietos se fueron a Albacete, Valencia, Tarragona o Cuenca para tener su pasaporte y viajar ¡Nuestro sueño continúa! Y, sobre todo, seguid disfrutando del momento. La pequeña aldea gala de la Champions seguirá dando batalla. Garantizado. 

Compartir el artículo

stats