Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

El Villarreal quiere ajustar su presupuesto 'sin Champions y con Conference'

El consejero delegado estudia un recorte de al menos el 20% de límite del fair play para la próxima temporada

Fernando Roig Negueroles quiere recortar el 'fair play' financiero del Villarreal. VILLARREAL CF

La sostenibilidad financiera siempre ha sido una obsesión en el Villarreal. El presidente siempre habla de ciclos de tres años para cuadrar las partidas presupuestarias, porque el fútbol no se mueve bajo los mismos parámetros que una empresa normal. Un año puedes jugar la Champions y otro estar fuera de Europa. Roig ya confirmó en una entrevista a Mediterráneo que la próxima temporada se debería efectuar ajustes al no disputar la Champions. La Conference reparte una décima parte de los ingresos de la Conference y menos de la mitad que la Europa League. El Villarreal hizo un esfuerzo extraordinario para competir en la Champions, con un presupuesto «fuera de lo normal» como lo calificaba el propio consejero delegado, Negueroles. El club amarillo tenía asignado alrededor de 148 millones de euros como límite en su fair play financiero, donde se incluyen sueldos de jugadores, técnicos y amortizaciones de fichajes. 

UN 5% MENOS EN TV

El club ingresó sobre los 75 millones (cifra no oficial y extrapolada del ejercicio anterior porque LaLiga aún no la ha hecho pública) en concepto de derechos televisivos. Su avance hasta la semifinales de la Champions supuso una inyección extra no prevista inicialmente que podría superar los 80 millones, incluyendo las cifras estipuladas por market pool y premios en méritos deportivos. Con todo ello, el presidente ya confirmó a Mediterráneo que se alcanzaría un equilibrio entre os gastos y los ingresos, con un beneficio mínimo.

El quid de la cuestión es que en la temporada 2022-23 no existirá el maná de la Champions, lo que supone un tijeretazo en nóminas del primer equipo o lograr ingresos en forma de traspasos. Los primeros pasos dados han sido la rescisión de Rubén Peña, que ha tenido un coste en forma de indemnización, pero un ahorro de más de 4 millones en dos años, además del fin de contrato de Serge Aurier y Sergio Asenjo. De momento, también es baja Gio Lo Celso, porque el club no está en disposición ahora mismo de emprender una operación de compra, a pesar de que sería el objetivo número uno si entrase dinero en las arcas.

Reducción de gastos

La intención de Negueroles es reducir en unos 30 millones el fair play financiero. Se puede lograr bajando nóminas, haciendo la plantilla más corta y mediante el traspaso de futbolistas. Sería el primer paso para una reducción progresiva de la masa salarial que también anunció el propio presidente. La cuestión es que el Villarreal tiene claro que se deben cumplir el control financiero de los clubs. Y eso pasa por reducir gastos, una vez que también disminuirán los ingresos. A ello se une una posible reducción del 5% de los ingresos globales de televisión al no entrar los operadores de China en el acuerdo conjunto.

Con todo ello, el Villarreal como muchos clubs españoles, se encuentra con un elevado número de jugadores en nómina y la necesidad de buscar salidas a futbolistas transferibles, unos porque no entran en los planes de Emery y otros porque son susceptibles de salir si llega una buena oferta.

La ventaja del Villarreal es que su economía está saneada y puede emprender un recorte presupuestario con margen de tiempo.

Compartir el artículo

stats