Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

El Villarreal espera el efecto dominó para acelerar el marcado de fichajes

El club espera concretar alguna venta para aligerar la masa salarial y poder apuntalar el equipo

El Villarreal, después de los últimos movimientos en el pasado mercado de enero, se quedó con límite salarial de 148,3 millones de euros como tope. VILLARREAL CF

El fútbol es tan impredecible que lo que hoy es blanco, mañana puede convertirse en totalmente negro. El Villarreal, a pocos días del inicio de la pretemporada 2022/2023, camina con paso firme, sin prisa pero sin pausa, en la reestructuración de la plantilla con vistas a una campaña en la que los ingresos serán mucho menores que la pasada, en la que se jugó Champions League, llegando hasta semifinales. 

El Submarino tiene en nómina más de 30 jugadores con contrato en vigor entre los de la actual plantilla, cedidos que regresan, futbolistas del filial que pueden incorporarse al primer equipo y los esperados fichajes.

Es por ello que todo parece que tenga que estar supeditado a una o varias ventas para que la maquinaria se active en cuanto al mercado. Es decir, para que se inicie lo que podríamos llamar efecto dominó entre salidas y entradas.

Una llegada y un deseado

Hasta la fecha, el consejero delegado del Villarreal, Fernando Roig Negueroles, solo ha podido realizar la incorporación del delantero José Luis Morales, adelantándose a la gran mayoría de clubs de la zona media-alta de LaLiga, aprovechando la cláusula que le desvinculaba del Levante tras el descenso.

Con el Comandante se apuntala la zona ofensiva, a la espera de poder acometer la compra de Giovani Lo Celso, cuya adquisición al Tottenham está tasada en cerca de 18 millones de euros más pluses por bonus. Pero dicha hipotética compra está supeditada al efecto dominó; es decir, a las ventas.

En el escaparate

El Submarino no solo necesita vender para poder comprar, sino que uno de los motivos por los que puede desprenderse de varios jugadores importantes o con mucho cartel en el mercado internacional, es para aligerar la masa salarial y cumplir con el fair play financiero con vistas al ejercicio venidero.

De ahí que jugadores muy protagonistas la pasada temporada, como Arnaut Danjuma, Pervis Estupiñán, Francis Coquelin y uno de los fichajes del pasado verano, Aïssa Mandi, están en el escaparate. El club estaría dispuesto a venderlos, si las ofertas que llegan satisfacen los intereses económicos de la entidad. Incluso por Pau Francisco Torres ha escuchado propuestas de la Premier League. 

La venta de futbolistas del nivel de los mencionados posibilitará acometer la llegada de Lo Celso, una de las prioridades de Unai Emery, lo que aclararía el futuro de los que regresan tras el préstamo, como Manu Morlanes, que tendría cabida en el supuesto de que salga Francis Coquelin.

Quien sí estará en el plantel groguet será Álex Baena, tras su gran temporada en el Girona, siendo uno de los héroes del acenso. Al igual que Jorge Cuenca, quien ha brillado en el Getafe y Emery lo quiere para la causa. 

Compartir el artículo

stats