Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La guerra fría entre Emery y Alcácer en el Villarreal

La salida del jugador del Submarino se enquista y el delantero no ha jugado ni un minuto en la pretemporada

El caso Paco Alcácer se enquista en el Villarreal CF. MANOLO NEBOT

No hay intercambios de declaraciones altisonantes, ni gestos feos. Sin embargo, Paco Alcácer y Unai Emery mantienen un pulso similar a la guerra fría entre Estados Unidos y el bloque de países afines a Rusia del telón de acero. El delantero no ha participado en ninguno de los cuatro amistosos de pretemporada del Villarreal durante el verano. El club le concedió unos días de permiso para que resolviese su futuro, pero Paco Alcácer sigue siendo una patata caliente para el Villarreal. Tanto por su elevada nómina, como por ser a día de hoy el fichaje más caro de la historia del club, además de no entrar desde hace muchos meses en los planes de Emery. Y la solución al tema Alcácer no llega... de momento.

Ambos continúan en una especie de guerra fría en la que el único perdedor es el club. El técnico porque no cuenta para nada con el delantero y el propio futbolista porque no lo está poniendo fácil para buscar una salida que pueda ser satisfactoria para las dos partes implicadas. Por ello, y pese al hermetismo absoluto con el que el entrenador del Villarreal mantiene todo lo relacionado con el equipo, puesto que apenas se permite el acceso a los medios de comunicación a las sesiones de entrenamiento de Miralcamp, Alcácer apenas participa en la actividad diaria del equipo y se encuentra en una situación parecida a la de jugador apartado.

Por lo menos, hasta que se decida a aceptar alguna de las opciones de salida con la que cuenta. Con este panorama, Paco Alcácer que llegó al Villarreal con un elevado caché procedente del Borussia Dortmund, sigue devaluándose en el mercado cada día que pasa. El Villarreal se encuentra en una difícil situación puesto que su elevado salario le deja con poco margen de maniobra para emprender otras operaciones para potenciar el juego de ataque del Submarino, que podrían ser del agrado del técnico. Otro caso, aunque no enquistado como el de Alcácer es el de Boulayé Dia, que también desestimó una opción de salida hacia la Salernitana del Calcio italiano. Ahora también se asocia el nombre del senegalés, desde Italia, con el Bolonia. De momento, todo sigue igual. Alcácer sigue apostando fuerte sus bazas y Emery ataca con las armas que dispone, es decir, obviando que es un jugador del Villarreal con contrato en vigor.

Compartir el artículo

stats