Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

OPINIÓN

LA OPINIÓN DE JOSÉ LUIS LIZARRAGA / Las palancas del Villarreal CF

El Villarreal sigue activando las palancas de la cantera con futbolistas geniales como Chukwueze, Baena y Jackson.

La marca de LaLiga se ha revalorizado, pero sobre todo en cuanto a seriedad se refiere. El modelo de control financiero del fútbol español, que ha puesto en marcha con puños de acero Javier Tebas, ha sido emulado por la UEFA, que lo ha tomado como ejemplo para hilar las líneas maestras que va a poner en marcha para todos los clubs que participen en sus competiciones.

El Barcelona no ha sido una excepción y prueba de ello es que Laporta ha tenido que articular sus famosas palancas para intentar colocar al club en la pole position de nuevo. El presidente culé ha hecho lo mismo que el jugador arruinado que hipoteca hasta su última posesión para apostar todo su dinero a un número. De perdidos al rio, ha pensado Laporta, que lo arriesga todo a ganar, algo que en el fútbol no está íntimamente relacionado con tu inversión, porque de ser así, clubs como el PSG, City, United, Arsenal o el mismo Barça ganarían siempre. Ese tipo de palancas pueden ahogarte hasta la muerte.

El Villarreal responde a otro modelo. Es la historia del sueño americano. Aquella que cualquier ciudadano, por modesto que sea su origen, puede llegar a ser presidente de los Estados Unidos. Es el club que ha crecido de la nada, que no tenía campos para entrenar y sus jugadores se cambiaban agolpados en una humilde caseta. Poco a poco, con inversión, cierto es, pero con una gran humildad en la gestión, siempre con los pies en el suelo ha logrado tutear a los grandes, subido en un coche de mucha menor cilindrada. Con su modesto presupuesto, comparando con los grandes de Europa, ganó una Europa League al United, perdió injustamente ante el Chelsea la Supercopa y alcanzó las semifinales de la Champions, volteando a Bayern y Juve.

Pero ahora los números no llegan y el club se vio en la obligación moral, que no imperatoria, de reducir su presupuesto en unos 35 millones de euros. Ahora lo habrá hecho en la mitad con toda seguridad, o casi, con las salidas. El Villarreal ha activado sus palancas, que están en Miralcamp. El sábado, en Valladolid, fue un orgullo ver la exhibición de los Yeremy, Chukwueze, Baena y Jackson, estos dos últimos los últimos en llegar a la clase de máster de buen fútbol de Emery. No olvido a Gerard, Pedraza y Pau, pero los considero ya consolidados. Roig siempre ha tirado de estas palancas para que el Villarreal siguiera adelante. En el pasado fueron otros como Cazorla, Bruno, Rodri y una larga lista de jugadores, con genética grogueta.

Sin olvidar las ayudas económicas, que de las arcas del Villarreal, perciben la gran mayoría de clubs de élite de baloncesto, balonmano, fútbol sala, voleibol, atletismo… que le convierten en su principal patrocinador sin el cual difícilmente podrían sobrevivir en muchos casos o les sería más complicado.

El jueves será la hora de activar otra palanca: la afición. Esta eliminatoria ante el Hadjuk da un poco de miedo y la ayuda de la grada será importante para seguir en Europa. Es a vida o muerte y no ha posibilidad de error. Hay que estar en el Ciutat de València. Hay que seguir activando palancas. Endavant!

Compartir el artículo

stats