Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La crónica | El Villarreal toma clara ventaja pero deja con vida al Hajduk Split (4-2)

La exhibición de Morales con dos goles y una asistencia apuntaba a goleada hasta el penalti de Mandi

José Luis Morales es felicitado por Gerard Moreno y el resto de jugadores del Villarreal tras marcar uno de sus dos goles ante el Hajduk Split. German Caballero

El Villarreal CF logró un excelente resultado para la vuelta en Croacia ante un rival al que pudo golear y acabó dándole un halo de esperanza con el 4-2 final., en la ida del play-off de acceso a la fase de grupos de la UEFA Europa Conference League. El Hajduk Split pudo llevarse una goleada de escándalo y se llevó un resultado honroso que le otorga cierta chance delante de su afición, aunque las diferencias entre ambos equipos son muy grandes.

El Submarino ofreció una primera parte primorosa pero bajó en intensidad en la segunda y vio como un penalti innecesario de Mandi acortaba una ventaja de tres a dos goles que es muy buena pero que sabe a poco por cómo transcurrió el encuentro.

Exceso de confianza inicial

Lo que al principio del partido parecía un exceso de confianza al ordenar hasta ocho cambios en el once que ganó en Valladolid, acabó siendo una demostración, no de exceso, sino de confianza absoluta en una plantilla que mantiene la competitividad y el glamur del campeón y el semifinalista de Champions. El partido empezó con un susto de impresión por el tempranero gol del Hajduk Split a los 100 segundos de partido. El VAR no actuó, por que no estaba, y el árbitro se tragó un fuera de juego de libro de Biuk. El 0-1 dejó unos minutos de duda del Villarreal, más bien por el envalentonamiento de los croatas, que por propia debilidad.

Denominar como la segunda unidad del Villarreal al equipo que saltó al Ciutat de València podría sonar a broma, viendo jugar a Morales, Baena, Pepe Reina, Chukwueze, Mandi, Cuenca... 

Morales comanda la reacción

El Submarino recuperó muy pronto el timón del partido y al cuarto de hora José Luis Morales se marcó un eslalon gigante sobre la hierba y culminó con un golazo una jugada espectacular. Al exlevantinista le llaman el comandante pero anoche, en su casa de los últimos años, asumió galones de general con mando en plaza. Lo hizo todo bien. Su velocidad, potencia y verticalidad destrozaron a los croatas, que a medida que pasaban los minutos se hacían más pequeños sobre el campo.

El Villarreal no les dio respiro y el asedio sobre la portería del Hajduk fue asfixiante. Y los goles les fueron cayendo. Baena, que como Parejo pone el balón donde quiere, botó un saque esquina que iba a rematar Gerard, pero Livaja fue más rápido y cabeceó impecable a su propia portería. Sobre el Ciutat soplaba un vendaval groguet y se intuía una goleada para sentenciar la previa de la Conference. 

La sociedad Chukwueze-Morales fabricó un golazo, con un pase tan genial del nigeriano como sensacional la definición y el desmarque del delantero. Pura maravilla. El Hajduk intentaba tapar el agua que le entraba por todas partes, pero no pudo evitar el 4-1 al filo del descanso. Otra vez Morales ejecutó un contragolpe de manual. Con velocidad el exgranota es letal. Se cruzó todo el campo en solitario y le sirvió en bandeja un balón de gol a otro genio como Gerard, que ejecutó al portero croata en pleno recital amarillo.

Sin culminar en el segundo acto

La segunda parte se vaticinaba como una goleada fácil, y pudo serlo, porque ocasiones hubo para ello, pero el Hajduk optó por capear el temporal y atrincherarse atrás. Y le dio resultado a pesar de que Emery a falta de media hora sacó a varios de sus pesos pesados. 

Los groguets dominaban pero no culminaban. Y el jarro de agua fría llegó a seis minutos del final cuando Mandi extendió innecesaria pero involuntariamente el brazo en un balón aéreo y el árbitro señaló penalti. Fossati anotó el 4-2 que da aire al Hajduk para soñar con una machada en Split.

Compartir el artículo

stats