Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

Así es el Hapoel Beer-Sheva, el curioso rival del Villarreal en la Conference

El conjunto israelí está impulsado por la peculiar presidenta y propietaria, Alona Barkat

El Hapoel Beer-Sheva celebra su clasificación para la presente edición de la Conference League. HAPOEL BEER-SHEVA

El Hapoel Beer-Sheva es, de los rivales del Villarreal CF en la Conference League, el más desconocido de todos, pese a que aparecía en el bombo 2 (junto al Colonia o la Fiorentina) del sorteo del 26 de agosto en Estambul. El club representa a una ciudad de poco más de 200.000 habitantes situada en el desierto del Néguev, lejos de los centros neurálgicos de Israel (Jerusalén y Tel-Aviv) y, además, ni su palmarés nacional es muy abultado ni tampoco tiene mucho camino recorrido en Europa. Si ha sido noticia, es por su particular situación geográfica (próxima a una de las zonas más conflictivas del continente, la franja de Gaza) y por la persona que lleva las riendas, su presidenta Alona Barkat.

Primero, algo de contexto histórico. Beerseba, a 110 kilómetros al sur de la moderna Tel-Aviv, tiene reminiscencias bíblicas y un puñado de ruinas interesantes en sus alrededores. Es un sitio inhóspito, con una población acostumbrada a ser el blanco de los ataques palestinos desde la convulsa zona oriental. Israel también está marcada por una clara diferencia económica norte-sur… y eso se nota también en medio del Néguev.

Debido a que fue destino de un importante contingente de emigrantes soviéticos, es más conocida, desde el punto de vista deportivo, por el ajedrez: tiene más maestros de los tableros de las 64 casillas que cualquier otra ciudad del mundo.

Fundado en 1949, el Hapoel Beer-Sheva (lleva el nombre de esta asociación deportiva, tradicionalmente ligado a la clase trabajadora, que agrupa a más de 2.000 entidades de 35 deportes en el país), poco a poco, va progresando. Es el 109º en el ránking UEFA (el Villarreal, el 18º), aunque dio la campanada en la Europa League de hace seis temporadas, al ganar al Inter tanto en Milán como en su casa (logró superar la fase de grupos, pero cayó en dieciseisavos). Solo ha ganado cinco veces su liga (dos de ellas, a mediados de los 70; y luego, tres seguidas: de 2016 a 2018), además de tres copas y cuatro supercopas de Israel. Está muy lejos de los principales equipos hebreos, Maccabi Tel-Aviv, Hapoel Tel-Aviv o Maccabi Haifa, tanto en títulos como en capacidad económica.

Cuando todo cambió

Su mejora, en los últimos 15 años, no se entiende sin Alona Barkat. Se trata de la peculiar presidente, que compró el club en 2007, por poco más de un millón de euros, cuando no estaba ni siquiera en la primera división. Esta empresaria de negocios, casada con un multimillonario inversor tecnológico que hizo fortuna en Silicon Valley (Estados Unidos), rompió barreras, al ser la primera mujer en dirigir un equipo de fútbol en el país. Aunque no reside en Beerseba, ni tampoco es el clásico ejemplo de club que crece a base de tira de talonario: sin ir más lejos, baste decir que su fichaje más caro, en este ejercicio, es el delantero Astrit Selmani, por el que solo apenas un millón de euros al Hammarby de Suecia.

Alona Barkat, presidenta y dueña del Hapoel Beer-Sheva.

Alona Barkat, presidenta y dueña del Hapoel Beer-Sheva. HAPOEL BEER-SHEVA

Con todo, Barkat, la llamada Reina del Sur o Reina del Desierto, ha sido esencial en los años dorados del Hapoel Beer-Sheva, en una ciudad, por otro lado, marcada por la tensa relación entre judíos y musulmanes. También fue la artífice del nuevo estadio, el Toto Jacob Turner, con escaso aforo para 16.000 espectadores. De ahí que las críticas iniciales, que estuvieron a punto de hacerle desistir, se hayan convertido en admiración: es una de las mujeres más respetadas en Israel.

Compartir el artículo

stats