Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

Unai Emery recalibra al Villarreal para el duro esprint de octubre

Recuperar a los lesionados y optimizar el rendimiento en las áreas, entre sus objetivos

Unai Emery, a la espera de recuperar a lesionados e internacionales, prepara la visita del Villarreal al Cádiz. VILLARREAL CF

Unai Emery exprime el parón de la competición por clubs, debido a los compromisos oficiales de las selecciones (muchos oficiales, algunos no) para que el Submarino vuelva a ser el que arrancó con tanta fuerza (cuatro victorias en sus cuatro primeros compromisos oficiales: la eliminatoria para acceder a la fase de grupos de la Conference y las dos primeras jornadas ligueras). Aun con los efectos colaterales por haber cedido a una decena de futbolistas en esta fecha FIFA, pendiente de cómo van reincorporándose desde el punto de vista físico y del cansancio (no reunirá de nuevo a todo el grupo hasta mañana por la tarde) y, de paso, echando un vistazo a la enfermería de Miralcamp, el vasco trabaja en los reglajes que le devuelvan la versión más potente del equipo.

El Villarreal CF no dio opción al Hajduk Split (al que derrotó aquí y allá, con un global de 6-2), ni tampoco al Valladolid ni al Atlético (dos victorias, con cinco goles a favor y ninguno en contra). Esa frescura inicial, esa potente puesta en escena, ha ido perdiendo algo de fuelle, aunque le ha servido para no ceder un punto en las dos primeras jornadas de la Conference (pese a los dos triunfos por la mínima frente al Lech Poznan en València y el Hapoel Beer-Sheva en Israel), aunque luego solo ha podido llevarse uno de los cuatro siguientes compromisos ligueros (el 4-0 al Elche, junto al 0-0 en Getafe, el 1-0 del Benito Villamarín y el 1-1 contra el Sevilla en Orriols, antes de este intermedio).

Todas las líneas afectadas

Está claro que el equipo ha acusado las bajas por lesión, principalmente en ataque, sin Gerard Moreno y con Arnaut Danjuma saliendo de esa larga recuperación como consecuencia de sus problemas de tobillo. Con todo, todas las líneas han sufrido los rigores de la competición, desde la portería (Pepe Reina) hasta el centro del campo (Manu Trigueros), pasando por la defensa (Juan Foyth). Con todo, Emery ha ido alternando esas dos unidades, la del campeonato doméstico y la destinada a hacer camino por Europa, favoreciendo el rodaje de todo sus efectivos.

Recuperar a los tocados (especialmente Gerard y Danjuma), así como optimizar el rendimiento en las dos áreas, forma parte de las prioridades de Emery quien, en el reciente encuentro de entrenadores impulsado por la RFEF evaluaba así el inicio de temporada: «¿Objetivos? Hemos empezado LaLiga de muy bien al principio a bien; y en Europa, muy bien», en alusión a la Conference. «En la dinámica del Villarreal --proseguía el guipuzcoano-- tengo un privilegio por entrenar con esas posibilidades», lo que refuerza la fortaleza del proyecto del Submarino.

El Villarreal y el aviso sobre la ‘clase baja’ de LaLiga

Vuelve el Villarreal al Nuevo Mirandilla (vigente nomenclatura oficial para el Ramón de Carranza de toda la vida), uno de los estadios en los que el Villarreal se dejó tantos puntos con la llamada clase baja en el anterior ejercicio de LaLiga. El 20 de marzo, el tanto de Rubén Sobrino, sobrepasado ya el minuto 90, reflejaba que los de Unai Emery tenían más la vista puesta en la Champions (de hecho, venían de ganar a la Juventus en Turín por 0-3, accediendo a los cuartos de final) que en el campeonato doméstico.

Por desgracia, fue un denominador común en la pasada campaña, en el que el Submarino cayó derrotado en Mendizorrotza (2-1) y el Ciutat de València (2-0), ante dos equipos que acabaron bajando (Alavés y Levante). De los equipos que estuvieron luchando por no descender, el Submarino regresó de vacío también de Elche (1-0), empatando en Mallorca (0-0); y venciendo solo en Getafe (1-2) y Granada (el otro que descendió: 1-4).

Volviendo al Cádiz-Villarreal, ese 1-0 de hace poco más de medio año fue la tercera visita de los groguets a sus homólogos amarillos en Primera División, tras haber empatado a uno en la campaña 2005/2006 y a cero en la 2020/2021. El delantero sevillano José Mari Romero logró, en aquella primera visita, el que hasta ahora es el único tanto del equipo de la Plana Baixa en el campo de los gaditanos.

Compartir el artículo

stats