VILLARREAL CF

Villarreal CF | Las nuevas reglas de LaLiga para el mercado de fichajes de invierno

El Submarino, que busca un central y un extremo diestro, se beneficiará de las nuevas medidas aplicadas a partir del 2 de enero de 2024

Fernando Roig Negueroles y Javier Tebas, en una reunión de presidentes que se llevó a cabo en el Restaurante El Ceramista de Vila-real en octubre de 2021.

Fernando Roig Negueroles y Javier Tebas, en una reunión de presidentes que se llevó a cabo en el Restaurante El Ceramista de Vila-real en octubre de 2021. / Manolo Nebot

Juan Manuel Díaz

El Villarreal CF acudirá sí o sí al mercado de fichajes que se abre el próximo 2 de enero de 2024 para tratar de poner solución a la plaga de lesiones que viene azotándole durante toda la temporada. La dirección deportiva del Submarino es consciente de que necesita hacer un esfuerzo cuando se abra la ventana de incorporaciones invernal porque necesita un central y un extremo diestro con cierta urgencia.

En caso de que Aïsa Mandi e Ilias Akhomach participen definitivamente en la Copa África con Argelia y Marruecos, respectivamente (las listas oficiales se conocerán esta semana), el cuadro amarillo quedaría más mermado si cabe a sabiendas de que no podrá contar por un tiempo con los lesionados de larga duración Yeremy Pino y Juan Foyth, y que Matteo Gabbia podría regresar al Milan. Eso le obliga a tener que reforzarse para afrontar con garantías la segunda vuelta de LaLiga y las otras dos competiciones en las que se encuentra inmerso: la Copa del Rey y la Europa League.

En este sentido, el Villarreal ya se podrá beneficiar de las decisiones que LaLiga está dispuesta a tomar de cara a la inminente apertura del mercado de fichajes de enero. El ente español, presidido por Javier Tebas, impuso en los últimos ejercicios una política restrictiva en el capítulo de fichajes para obligar a los clubs a reflotar sus economías. Aunque inevitable para evitar una quiebra definitiva del fútbol español, el plan de control fue tan exigente que dejó a todos los equipos inermes a la hora de competir por la contratación de los mejores, en favor sobre todo de la Premier League, pero también de la Bundesliga, una resucitada Serie A o la Ligue 1 francesa.

Como las grandes ligas

Los clubs se lamentaron de la progresiva pérdida de competitividad, hasta conseguir según recoge Sport, que Tebas y sus ejecutivos hayan aceptado rebajar parcialmente su presión sobre las finanzas de los representantes de Primera y Segunda División. Con las normas más restrictivas impuestas en principio por Tebas y su equipo, los clubs que gastaban más de lo que ingresaban únicamente podían destinar a fichajes 1 de cada 4 euros (el 25%) de lo que consiguieran ahorrar. LaLiga abrió el grifo el pasado año y aceptó que fuera hasta el 50% del ahorro la cantidad que se pudiera destinar a nuevas contrataciones para movilizar las incorporaciones.

Pero para el mercado de invierno de fichajes del próximo enero, los clubs españoles podrán reinvertir hasta el 60% de los ingresos por beneficios y traspasos a fichajes, que pueden llegar hasta el 70% si los ingresos generados por un traspaso proceden de la salida de un jugador considerado ‘franquicia’ (un futbolista cuya ficha suponga más de un 5% del límite salarial). Y el ente liguero tiene previsto mantener este criterio contable también para el mercado de fichajes del próximo verano.

Ampliaciones de capital

Otra medida es que los clubs que son SAD --todos con la excepción de Barça, Real Madrid, Athletic Club y Osasuna-- podrán utilizar futuras ampliaciones de capital para reducir las pérdidas generadas durante la pandemia del covid, consiguiendo de esta forma un mayor margen salarial. Además, estas ampliaciones se podrán utilizar repartidas en dos años en vez de cuatro, consiguiendo un impacto más inmediato.

Así, los clubs con unas cuentas saneadas podrán destinar íntegramente estos ingresos por ampliación de capital para realizar fichajes en cada ventana de fichajes que se abra, mientras que los tengan problemas económicos estarán limitados al 70%.

Finalmente, LaLiga también permitirá que los clubs puedan reflejar el impacto negativo de las obras de mejora en sus estadios para que no se vean penalizados doblemente. Las reducciones de aforo y de ingresos que se producirán durante esos periodos de transformación no repercutirán en su límite salarial durante dos temporadas.