El Villarreal ya ha puesto en marcha la operación salida del verano 2021. Una vez logrado el título de campeón de la Europa League, que le permitirá la participación en la Supercopa y en la Champions League, la dirección deportiva amarilla, encabezada por el consejero delegado, Roig Negueroles, y el director de fútbol, Miguel Ángel Tena, ya planifica las incorporaciones que refuercen el plantel de Unai Emery. Pero, a su vez, deben aligerar de efectivos la nómina de futbolistas que tienen contrato en vigor con la primera plantilla, de los cuáles se les busca acomodo, tanto como cesión e incluso traspaso, hasta un mínimo de 10 jugadores.

Jaume Costa y Miguelón

Las dos primeras salidas ya confirmadas han sido el adiós de Jaume Costa, que terminaba contrato y no se le renovó, y la compra de Miguelón por parte del Espanyol por unos 900.000 euros, entidad en la que estaba cedido esta campaña.

Fijos para salir

A partir de ahí, varios son los futbolistas que, pese a tener contrato, no entran en los planes deportivos del equipo y se les busca una salida. Quien se marchará seguro es el colombiano Carlos Bacca. En su último año, el club dispone de una cláusula de rescisión unilateral por 250.000 euros, que tiene previsto ejecutar.

A su vez, el central argentino Funes Mori no cuenta para el regreso a la Champions, por lo que se le buscará acomodo, siendo el Real Mallorca uno de los conjuntos que han preguntado por él. Otro jugador con caché de Primera, Javi Ontiveros, que ha estado a préstamo en el Huesca, se irá cedido o traspasado.

Además, otros dos jugadores que han estado fuera de nuestras fronteras también volverán a ser cedidos e incluso a modo de venta. Son los casos del lateral izquierdo Xavi Quintillà, que jugó en el Norwich City, con el que ha logrado el ascenso a Premier League, pero al no disputar un mínimo del 50% de los partidos, el club inglés no ha ejecutado la opción de compra obligatoria. Similar caso el del lateral diestro Migue Leal, que ha jugado a préstamo en la Eredivisie holandesa, en el Groningen.

Pueden salir... O no

Y varios son los jugadores que, en función de los refuerzos que lleguen, podrían salir cedidos, vendidos e incluso quedarse. Son situaciones como las del francés Coquelin, con gran caché en Francia e Inglaterra, Rubén Peña, en caso de que el Submarino firme a un lateral derecho, y dos canteranos que entran en los planes de la entidad pero para el futuro y quieren cederlos para que se fogueen, como son Álex Baena y Enric Franquesa.