Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF
LA ENTREVISTA DE LA SEMANA RAÚL ALBIOL Central y capitán del Villarreal CF

Albiol: "Quiero seguir en el Villarreal hasta que el cuerpo aguante"

Es uno de los capitanes, uno de los pesos pesados del vestuario amarillo, un central con experiencia, que hace piña y piensa a lo grande, ya que quiere un Villarreal CF importante en Europa

Raúl Albiol atiende a Mediterráneo en el Estadio de la Cerámica.

Raúl Albiol atiende a Mediterráneo en el Estadio de la Cerámica.

Para el fútbol, su edad (36 años), podría decirse que es ya avanzada, pero en persona está hecho un chaval. Sin la cuantiosa barba que luce parecería un quinceañero, aunque de espíritu, ánimos y ganas futbolísticas lo es. Él mismo lo reconoce. En el Villarreal CF es feliz. Es Raúl Albiol (Vilamarxant, 4 de septiembre de 1985), capitán dentro y fuera del rectángulo de juego, un tipo sencillo, cercano, con buen sentido del humor y que no esquiva pregunta alguna.

Tras brillar en la cantera del Valencia, vivir un episodio fatídico que casi le cuesta la vida en forma de accidente de coche cuando fue cedido en el Getafe, triunfar en el Valencia y conquistar títulos y ser importante en el Real Madrid, el central valenciano se consagró en la élite del fútbol en seis excelentes temporada en el Nápoles italiano, donde es una leyenda al disputar 236 partidos y levantar la Coppa y la Supercoppa de Italia.

Albiol cambió la intrigante y enigmática Napoli por estar al lado de casa, en Vila-real, en un club en plena fase de crecimiento. Puede presumir de tener un Mundial y dos Eurocopas, además de muchos otros títulos con clubs, como la Europa League conquistada el pasado año con el Submarino.

El zaguero, alma y peso pesado del vestuario del Villarreal CF, atendió a Mediterráneo en el parón de selecciones, lamentando no poder estar con la Roja, pero ultimando su puesta a punto para seguir haciendo grande al club.

De Napoli a Vila-real, hace dos años ya de eso... ¡Menudo cambio! ¿Le costó decidirse? 

Fue difícil, la verdad. En Nápoles estaba muy a gusto, ya era parte del club, todo el mundo me quería, jugaba regularmente y ganábamos títulos e incluso optábamos a ganar el Scudetto. El Villarreal llevaba dos mercados intentando ficharme y el hecho de su enorme interés y de estar al lado de casa me animaron a cambiar de aires. Pero tango claro que si no hubiera sido para venir a este club, no habría dejado Nápoles.

¿Le tiraba la ‘terreta’? 

Un poco todo. Ya eran seis años allí, me apetecía volver a LaLiga y demostrar en España que todavía podía rendir al máximo nivel. Y qué mejor que en un club ambicioso, con ganas de crecer y que me había demostrado que me quería como un pilar importante. Y encima en casa. Era perfecto.

El tiempo le ha dado la razón en apostar por el Submarino. ¿Qué parte de culpa tiene Cazorla? 

A Santi se la tengo jurada (risas). Me debe una. Él fue muy importante a la hora de que yo tomara una decisión. Me escribía o llamaba todos los días para que viniera al Villarreal. Y al final lo consiguió. Pero una vez llego yo, va y él se marcha al año siguiente. Esta me la guardo (sigue riéndose).

¿Se esperaba lo que se ha encontrado en este club? 

Estoy gratamente sorprendido. Ya sabía que era un club serio, bien organizado y que la familia Roig y el resto de dirigentes se vuelcan en el futbolista. Aquí tienes todas las facilidades y comodidades para rendir. Este es un club modélico que no tiene que envidiar en nada a los equipos grandes del fútbol mundial.

Además de todo eso, usted tiene que poner de su parte. ¿Cuál es el secreto para parecer tan joven dentro y fuera del campo? 

La mentalidad es fundamental y la motivación más si cabe. Yo sigo con la ilusión intacta por jugar a fútbol, por rendir y por competir. Por eso trabajo duro cada día, me cuido al máximo la alimentación, el descanso, los entrenamientos... todo es importante para poder dar el máximo rendimiento.

Y llega aquí y en nada se convierte en uno de los líderes del vestuario y capitán. 

Bueno, eso también lo hace la edad, la experiencia, tu forma de ser. Desde que he llegado aquí, y esta es ya mi tercera temporada, me he encontrado siempre un gran grupo, de gente muy sana, jugadores muy comprometidos. Y creo que ahí está la clave del éxito del buen hacer del Villarreal.

Encima pasará a la historia por lograr el primer título del club. 

¡Buah! Eso es realmente espectacular. Tengo que ser sincero y reconocer que no me esperaba ganar un título con el Villarreal, el primero de la historia, y menos en Europa y toda una Europa League.

Además del título, regularidad, regreso a la selección... 

Sí, sí. Eso por supuesto. Aquí he encontrado mi espacio, la continuidad que todo futbolista necesita y el sentirse importante. Además, eso me ha valido para regresar a la selección. Muchas alegrías hasta ahora, pero no todo ha sido un camino de rosas, también he tenido episodios tristes como el perder la Supercopa de Europa.

Al hilo de la Supercopa de Europa, ¿cuánto sueño le quita ese penalti que falló en la tanda? 

En su día, mucho. Pero ya está. Esto es fútbol profesional y no puedes venirte abajo cuando la cosa sale mal. La experiencia te curte, te sirve para saber afrontar momentos complicados. Fallé ese penalti y me dolió, sentí una decepción muy fuerte y rabia inmensa. Pero sólo falla quien se atreve a lanzar. Y salió cruz, pero prefiero que sea así, ya que el día que fue cara fue en la consecución de la Europa League ante el Manchester, y eso no lo cambio por nada.

De la Roja no me ha dicho nada. 

Fue una alegría volver a la selección, que es lo máximo para un futbolista, y más para mí que he disputado dos Mundiales y dos Eurocopas y he ganado 3 de esos 4 títulos. Lástima que ahora estoy lesionado, pero tengo unas ganas inmensas de ayudar. Además, no entiendo por qué criticaban a Luis Enrique, si él sí que me ha estado convocando en algunas ventanas FIFA. Estoy más dolido porque de 2015 a 2018 nunca más me volvieron a llamar que ahora si en alguna citación no me incluyen. 

¿Qué pasó entre 2015 y 2018? 

Ni idea. Nunca lo entenderé. Pasé de ir siempre a desaparecer, y eso que en el Nápoles siempre era titular, competíamos en la Serie A por el título haciendo temporadas de 90 puntos y jugándolo todo. Por eso me dolió tanto.

Aunque nada comparado con el accidente de coche de Getafe. 

¡Buff! (le cambia la cara). Ahí volví a nacer. Tuve la suerte de sobrevivir, que ya es mucho, pero podría haberme quedado mal. Estuvo mucho tiempo en la UCI. Por suerte me recuperé y pude volver a competir incluso en la élite.

Volvió al Valencia, luego al Real Madrid, ¿por qué se fue a Nápoles? 

Sabía que en el Madrid iba a ganar más títulos, pero decidí el sacrificar éxitos por invertir en carrera deportiva. No me arrepiento. En Nápoles gané títulos, jugué mucho y gracias a ello pude ir a la selección española y poder ganar dos Eurocopas y un Mundial, que para mí es un orgullo.

¿Cuál es el techo del Villarreal? 

Tras ganar el primer título, ahora hay que seguir siendo ambicioso. El Villarreal debe, como mínimo, estar en Europa cada año, y a poder ser espero poder jugar la Champions del próximo ejercicio.

¿Y en esta Champions? 

Pues rendir y competir, y llegar lo más lejos que se pueda. Tenemos plantilla y calidad para pasar la fase de grupos. ¡A disfrutar!

¿Qué opina de Unai Emery?

Es un crack, un loco del fútbol, un apasionado. Lo vive como nadie. Es un entrenador ambicioso, ganador, con experiencia. Cuida todos los detalles, está pendiente de nosotros y nos ayuda mucho y nos hace creer. Él tiene gran parte de culpa del crecimiento del club, del convencimiento de que el Villarreal puede ganar títulos. Unai ha hecho que nos lo creamos, ya que ha dotado al club de ese gen ganador que necesitaba para dar el salto y poder ganar títulos. 

La última, de esta no se escapa. ¿Qué hay de su renovación? 

Me la esperaba (risas). Termino este año pero yo creo que tengo cuerda para rato y la ilusión y las ganas de un juvenil. Me gustaría seguir en el Villarreal hasta que el cuerpo aguante y espero que sea durante algunos años más. 

Compartir el artículo

stats