Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VILLARREAL CF

La crónica | El Villarreal supera el 'match ball' con una goleada de pragmatismo ante el Young Boys (1-4)

Unai Emery mantiene el 4-3-3 y su once de gala para lograr el primer triunfo en la Champions League pero ha apostado por un fútbol más directo y efectivo

El Villarreal ha logrado una victoria convincente ante el Young Boys en la Champions League en Suiza.

El Villarreal ha logrado una victoria convincente ante el Young Boys en la Champions League en Suiza.

Dicen que de donde más se aprende es de los palos que te la vida, en este caso el fútbol. El Villarreal CF fue mucho más práctico y también más efectivo en las dos áreas y superó el difícil match ball del Young Boys, que tuvo en jaque a los amarillos durante muchos minutos pero acabó claudicando ante la pegada de un Submarino más atómico que nunca. El 1-4 final deja las opciones del Submarino intactas, en la que es su primer victoria en la presente fase de grupos de la Liga de Campeones, logrando ganar en la Champions 12 años después. Así te hemos contado el partido minuto a minuto en directo desde Berna.

 Y Emery andaba un tanto escocido de errores por abuso a la hora de tocar en exceso el balón en la zona de inicio del juego, que el técnico vasco sitúa casi pegada a la cal del área pequeña con Rulli como primer actor. En Berna el Villarreal cambió totalmente su imagen, no solo en el color de la camiseta (roja por la coincidencia con la indumentaria del rival), sino porque apostó por transiciones más rápidas, en ocasiones con un fútbol muy directo sobre los tres puntas, y minimizando la tenencia de la pelota en las botas de su defensa con lo que se estrechaba el margen de error en acciones como las de Mandi ante Osasuna y otras similares en partidos anteriores.

Pragmatismo frente a la estética peligrosa, velocidad en la transición en ataque, frente a un juego a veces muy elaborado que marcaba posesiones altas de balón, pero escasas aproximaciones de peligro ante el cerrojo defensivo de los rivales y, evidentemente, mayores riesgos en defensa al no atar al contrario con la tenencia del esférico. 

Unai Emery siguió apostando por el 4-3-3

Emery ensayó un 4-4-2 en el día previo al partido, puede que tuviera dudas, o puede que no, pero repitió el 4-3-3 con su once de gala y con pocos cambios respecto a LaLiga. Todo parecía igual, pero todo era sensiblemente diferente. Tan distinto como que a los 15 minutos, el Villarreal ya ganaba por 0-2. Logró dos goles de una manera tan fácil, que el cuento de lobo feroz y Caperucita Roja que se había escrito en la previa era una fantasía. El Young Boys no era el lobo feroz que todos temían

Ni el Villarreal el equipo que se desangraba en las áreas, sobre todo fallando goles cantados como ante el United, Atalanta, Chelsea, Granada, Osasuna… Tanta efectividad rompía la norma. Yeremi de cabeza tras un centro preciso de Pedraza y Gerard en otro testerazo certero aprovechando el guante de Parejo dejaban aparentemente KO a los suizos. Nada más lejos de la realidad.

Así han sido los goles del partido en formado 'Goal Replay'

El Young Boys es como una mosca cojonera, que no para nunca y que siempre te está molestando. Sus datos de intensidad en la presión y en la rapidez de sus transiciones no eran una invención. Elia, Aebischer, Siebatcheu, Fassnacht… fallaron goles realmente increíble. En esta ocasión el trébol de cuatro hojas se puso de lado de un Villarreal que vencía por 0-2 pero había sufrido como nunca antes esta temporada. Nadie le había probado tanto como el Young Boys.

Repasa aquí las puntuaciones delos jugadores del Villarreal en el duelo ante el Young Boys.

El balón corría rápido, de lado a lado, en un partido loco y sin control. Digno de la Champions. Correr y correr, como si las baterías no tuviesen fin para ninguno de los 22 jugadores que saltaron al campo. El 0-2 no cambió nada. El Villarreal no se echó atrás y los suizos seguía a lo suyo, canalizando a bandas y buscando el área. Pedraza, un superatleta toda la noche, estrelló un balón en el travesaño en los albores del segundo tiempo. Y la batalla de los guerreros del Young Boys continúa con un dinamismo que no se apagaba ni con el paso de los minutos ni con resistencia furibunda de los de Emery. Taquicardía pura… y el 0-2 daba el brillo al Villarreal que otras veces le había restado el marcador con más méritos. 

Segunda parte con más emoción de lo previsto

Pero el Villarreal no puede acabar un partido sin cierto suspense. Elia marcó el 1-2 en una contra bien trenzada que ponía fin al maleficio con Rulli de los suizos y dejaba un halo de esperanza para los de David Wagner. Y apuraron sus opciones hasta en una acción en la que Albiol recibió un balonazo que le dejo conmocionado. La locura volvió en los minutos finales con los suizos volcados, el Villarreal le puso la puntilla a su correoso rival y le sorprendió en dos contras con goles de Chukwueze y Alberto Moreno.

El 1-4 era muy ruidoso para lo acontecido pero dejaba al Submarino con todas sus opciones. Lo que el fútbol le quitó en Old Trafford se lo devolvió en Berna. Un Villarreal con mucha pólvora y que aprendió de sus errores.

Este es el mapa de calor en cuanto al juego del Young Boys y el Villarreal

Compartir el artículo

stats