MERCADO DE FICHAJES

El Villarreal supedita la inversión en fichajes a una o varias ventas

El club no prevé hacer desembolso alguno hasta que no se produzca una hipotética venta n Las llegadas de un extremo y un central serían de jugadores libres o cedidos

Sorloth, Baena, Jörgensen y Ben.

Sorloth, Baena, Jörgensen y Ben. / Villarreal CF

Ismael Mateu

Ismael Mateu

Dice la dicha que antes de entrar dejen salir, una frase que podría ser un símil a la situación que puede vivir el Villarreal CF de cara a la apertura del mercado de este próximo verano del 2024. La no clasificación para competiciones europeas supone una disminución en los ingresos del conjunto que dirige Marcelino García Toral, que solo disputará dos competiciones, por lo que la plantilla quedará algo reducida en número en comparación a si se disputara la Europa League, la Conference e incluso la Liga de Campeones.

Con todo, el club de la Plana Baixa no va a perder nunca el horizonte ni saltarse lo más mínimo la política económica que su presidente, Fernando Roig, ha llevado por bandera durante más de dos décadas. Algo tan simple sobre el papel como es no gastar más de lo que se ingresa, lo que convierte a la entidad amarilla en modélica de cara a LaLiga en cuanto al fair play financiero, una asignatura que el Submarino tiene aprobada. 

Con vistas al ejercicio 2024/25 no habrán excepciones. En la dirección deportiva de club groguet se tiene muy claro que no se va a tirar la casa por la ventana, buscando reforzarse en el mercado con oportunidades de futbolistas que lleguen con la carta de libertad debajo del brazo o tengan un coste asequible y asumible, sin descartar alguna cesión.

La confección de la plantilla

Desde la dirección deportiva amarilla se considera que la plantilla tiene mucho potencial y ahora se busca rejuvenecer el equipo con futbolistas que bajen la media de edad y mantengan el nivel. Además de Pape Gueye, que llegará a coste cero tras terminar con el Olympique de Marsella, se ha ofrecido la renovación a un jugador que está libre como es el extremo Bertrand Traoré, que jugó la segunda vuelta en el Submarino. Para apuntalar el equipo faltaría un portero, cuyos perfiles son similares al de Rubén Blanco, también del Olympique de Marsella, cuyo coste no alcanzaría ni los dos millones de euros, es decir, un guardameta fiable pero muy asequible en lo económico.

Luego faltarían uno o dos centrales y ahí es donde el Villarreal podría hacer una inversión por un zaguero joven, con presente, proyección de futuro y que podría revalorizarse en el Submarino y luego poder venderlo por más del doble, como sucediera en su día con casos como Gabriel Paulista, Eric Bailly o Pau Torres.

El perfil que encaja a la perfección es el de Yerson Mosquera, central que ha tenido cedido el Submarino la segunda vuelta y por el que hay interés en adquirirlo en propiedad siempre que su precio no supere los 10 millones.

Yerson Mosquera firma autógrafos en el Villarreal.

Yerson Mosquera firma autógrafos en el Villarreal. / Villarreal CF

Con cartel

Eso sí, el club amarillo no hará ninguna inversión hasta que no haya realizado alguna venta, manteniendo el equilibrio económico. De los jugadores que no cuentan, Brereton Díaz es el que más mercado tiene, en Inglaterra, y se podrían ingresar unos 8 millones. Arnaut Danjuma y Johan Mojica también podrían aligerar las arcas del club con sus salidas.

Mientras que otros con los que se cuenta que tienen mucho cartel en clubs de la Premier: Álex Baena, con una cláusula de 60 millones; Jörgensen, 45; y Sorloth, 28... Solo en caso de que haya una venta importante el club haría una inversión importante no prevista para cubrir alguno de los puestos que Marcelino pidiera reforzar. 

Suscríbete para seguir leyendo