+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Rubalcaba: "Los independentistas quieren que el Gobierno les quite a Puigdemont de en medio"

"Vamos a ver si el Estado paga el menor coste posible por ello", señala, tras reconocer que la negativa del Consejo de Estado es una "mala noticia"

 

ALFREDO PÉREZ RUBALCABAFue portavoz en dos etapas: entre 1993 y 1996, y luego, con Zapatero, de 2010 a 2011. - EL PERIÓDICO

PATRICIA MARTÍN
26/01/2018

El exlíder del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba ha señalado este viernes que son los "independentistas" quienes quieren que "el Gobierno les quite a Carles Puigdemont del medio". "Da la impresión de que nadie le quiere pero estamos viendo quien paga el coste", ha señalado, en una entrevista en Onda Cero en la que se ha referido a las desaveniencias entre ERC, el PDECat y Junts Per Catalunya. El exdirigente tiene información de primera mano porque se reunió recientemente en secreto con Marta Pascal, justo después de que la coordinadora del PDECat se viera con Puigdemont en Bruselas. Una cita que, por cierto, disgustó a la dirección actual del PSOE. 

Rubalcaba ha reconocido que es una “mala noticia” que el Consejo de Estado haya considerado que no hay base jurídica para recurrir la candidatura del líder fugado, pero ha apoyado que el Gobierno intente evitar una “burla”, que en su opinión sería su elección telemática o con voto delegado. A su juicio, lo bueno de acudir al Tribunal Constitucional es que dé la razón al Gobierno o no emitirá una sentencia “fundada”. Además, ha vaticinado que el expresident no será reelegido y el “Estado pagará el coste”. “Vamos a ver si el menor coste posible”, ha señalado, en referencia al descrédito institucional.  

El exdirigente ha apoyado además la actuación del Rey, que ha definido como "sobresaliente" en el conflicto catalán y ha pronosticado que "nadie jamás" volverá a defender el "unilitaeralismo" en Catalunya. En cuanto a la posibilidad de reformar la Constitución, ha admitido que es más difícil tras el 21-D, debido a que los tres partidos que, como mínimo deberían apoyar los cambios, PSOE, PP y Cs han entrado ya en disputa electoral.