+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BATALLA SUCESORIA EN EL PP

Santamaría y Casado discrepan sobre cómo hay que votar

El diputado pide papeletas con los dos nombres ya impresos

 

PILAR SANTOS
12/07/2018

El asunto «no es cosa menor», como diría Mariano Rajoy. Fresco está en la memoria de los socialistas el espectáculo que añadieron a aquel comité federal del 1 de octubre del 2016 en el que cayó Pedro Sánchez cuando no se pusieron de acuerdo en cómo votar y algunos pusieron tres urnas tras un panel. Ahora, ante la elección del sucesor de Rajoy, los equipos de los dos candidatos, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, están negociando las condiciones de la votación, que se realizará el sábado, 21 de julio. La Comisión Organizadora del Congreso extraordinario (COC), que hace las funciones de árbitro del proceso interno, están escuchando estos días las sugerencias de las dos candidaturas y tratarán de incorporar algunas de ellas, aunque no esté de acuerdo por razones económicas o logísticas. El equipo de Casado ha mandado una carta a la COC en la que reclama algunas cosas que no son habituales en las votaciones de los congresos del PP, aunque nunca hasta ahora se ha llegado con varios candidatos hasta el final. El diputado palentino pide que «para garantizar el carácter libre y secreto del sufragio» se disponga de cabinas electorales y que la papeleta de votación «contenga el nombre de los dos candidatos» a la falta de marcar solo una X y se introduzca en un sobre cerrado.

Según fuentes de la COC, en los cónclaves populares nacionales el compromisario siempre ha escrito el nombre del elegido (en los últimos años siempre «Mariano Rajoy», porque era él o el voto en blanco), ha introducido la papeleta sin sobre (como se hace en el Congreso de los Diputados, por ejemplo) y no ha habido cubículos para poderlo hacer con discreción. La COC apuesta por seguir igual, porque considera que sería un «gasto innecesario» comprar cabinas y papeletas y porque el voto secreto está garantizado puesto que los delegados van a tener a su disposición las hojas desde el día anterior, así que la pueden llevar preparada desde el hotel. Además, tanto el uso del sobre como de un cubículo ralentizarán la votación.