+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CASTELLÓN

Padres y expertos urgen a impartir educación sexual en los colegios

La FAPA considera «insuficiente» el conocimiento sobre la materia que reciben alumnos de Primaria.En Secundaria se realizan talleres a libre elección de los centros al no existir una norma al respecto.

 

Curso de formación que se realizó ayer a los voluntarios de la UJI que el viernes estarán en las mesas informativas del Día Mundial contra el Sida. - GABRIEL UTIEL

SARA RIOS
30/11/2017

La educación sexual es la asignatura pendiente en las escuelas. Esta es la opinión que comparten padres de alumnos y expertos, quienes apuestan por incluir esta materia en las enseñanzas que se imparten en los colegios. Una necesidad que se pone de relevancia con motivo de la celebración del Día Mundial contra el Sida, que se conmemora mañana.

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA) Penyagolosa de Castellón, Silvia Centelles, considera que la educación sexual que se trata en las aulas, a día de hoy, es «insuficiente, más todavía en el caso de Primaria, ya que los niños solo reciben información a nivel curricular en alguna asignatura, como Sociales, y poco más, además de alguna charla esporádica», detalla.

Según Centelles, en Secundaria «la información es más frecuente por las edades en las que nos movemos, pero en cualquier caso tampoco hay establecido un mínimo de conocimiento sobre estos temas en los centros escolares para que los adolescentes conozcan con más detalle un tema tan importante, e incluso vital, con la suficiente profundidad para actuar de una manera responsable». En este sentido, la portavoz de la FAPA lamenta que sea cada centro el que decida de forma particular la información sobre la sexualidad que imparte, «porque no hay ninguna norma que establezca unos mínimos».

COMPLEMENTO A LA FAMILIA

De igual modo, considera fundamental que en los colegios se aborde este asunto de forma complementaria a la educación que se da en casa. «Las familias son en muchos casos el primer entorno en el que el niño empieza a hablar y escuchar sobre sexualidad. Y creemos que es necesario complementar lo que reciben de la familia con las aportaciones del centro para que aprendan a tratar este tema con total normalidad», indica al respecto.

«Creemos que hablar de sexualidad en los centros educativos debería estar mucho más normalizado y que la temática formara parte del currículum escolar para evitar unas situaciones nada beneficiosas entre nuestros hijos», sostiene Centelles.

TALLERES

En esta misma línea se manifiesta el presidente de la Asociación Ciudadana Contra el Sida de Castellón (Casda), Manuel de Gregorio, quien subraya que resulta fundamental que la sexualidad se aborde desde edad temprana. «No se educa a los niños, como si todo lo fuéramos a saber de serie», recalca. Actualmente, Casda realiza talleres sobre educación afectivo-sexual de seis horas para alumnos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en una veintena de localidades de la provincia de Castellón.

De Gregorio insiste en que continúa habiendo «desinformación y desconocimiento» sobre esta materia, haciendo especial hincapié en recordar que el preservativo es el único método anticonceptivo que previene de las enfermedades infecciosas de transmisión sexual, como el sida, la gonorrea o la sífilis. Y es que la píldora o el dispositivo intrauterino (DIU) no hacen de barrera efectiva para estos casos.

DIAGNÓSTICOS TARDÍOS

En cuanto al sida, el presidente de Casda lamenta que la mitad de los diagnósticos son tardíos, ya que uno de entre cuatro y cinco ciudadanos que padece la patología lo desconoce a día de hoy. «Hay personas que llevan entre 10 y 15 años con la enfermedad y no lo saben, por lo que han podido mantener relaciones sexuales sin protección y ser transmisores del VIH», indica De Gregorio.

Otro de los retos sigue siendo la necesidad de «desestigmatizar» esta enfermedad. «Muchos de los afectados por el VIH hemos dejado de ser un peligro en caso de que lo hubiéramos sido alguna vez. Por ejemplo, yo hace 16 años que no soy transmisor, lo tengo indetectable. Tengo una vida normal, con mis hijos, familia, amigos y trabajo», remarca.

Temas relacionados