+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

Los mayores no fallan a su cita con la fiesta

Más de 1.500 personas acuden a la tradicional comida en el Centre de Congressos, con paella monumental y baile hasta bien entrada la tarde

 

Arranque 8 Autoridades locales y festivas posaron junto a la paella monumental que se sirvió ayer. - MANOLO NEBOT

Camareras 8 Reina y damas sirvieron los platos a los comensales. - MANOLO NEBOT

JOSEP CARDA
16/05/2018

No podía ser de otra manera. De nuevo, y como ocurre en cada edición de las fiestas patronales, ya sea en mayo o en septiembre, la cita gastronómico-festiva dedicada a los más mayores de la ciudad fue todo un éxito.

Más de 1.500 vila-realenses se acercaron ayer hasta el Centre de Congressos, Fires i Trobades para participar en la comida dedicada a los vecinos que integran el colectivo de la tercera edad, en la que no faltó la paella monumental que se encargó de elaborar el chef Santi Becerra y su equipo.

20 litros de aceite de oliva, 80 kilos de verduras variadas, 60 kilos de pollo, otros 50 de conejo y 50 más de costilla de cerdo, 160 kilos de arroz y 320 litros de agua son, a grandes rasgos, los ingredientes utilizados --a lo largo de dos horas de preparación de la receta-- para dar forma a la paella que sirvió como plato principal de la fiesta.

Servicio de excepción

Como de costumbre, los asistentes a tan concurrida cita gozaron de un servicio de excepción, por cuanto la reina de las fiestas, Cristina Pesudo, y las cuatro damas de su corte (Andrea Ayén, Gemma Font, Lydia Estepa y Gloria Manrique) ejercieron de camareras a la hora de servir los platos de paella a los agradecidos comensales.

Posteriormente, fue momento de mover algo el esqueleto y marcarse unos bailes a ritmo de rumba, tangos o pasodobles. De hecho, inmediatamente después de dar por concluida la comida, los ávidos de baile y quienes tienden más a mirar agruparon en un semicírculo un buen número de sillas, dejando una pista libre para danzar hasta bien entrada la tarde.