Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Una Europa unida es audacia, coraje, razón y tolerancia"

El castellonense Francesc Michavila pasa largas temporadas en la localidad de Benicàssim, siempre que sus obligaciones laborales de lo permiten.

El castellonense Francesc Michavila pasa largas temporadas en la localidad de Benicàssim

Francesc Michavila nació en Castelló en 1948. Está casado con Paloma Gaspart y tienen un hijo, Jaume. Catedrático de Matemática Aplicada de la UPM desde 1980, actualmente es profesor emérito. Es rector honorario de la UJI desde 2006 ya que fue el primero en ocupar la máxima responsabilidad de la Jaume I tras su creación. Entre otros cargos, ha sido secretario general del Consejo de Universidades, creador de la Cátedra Unesco de Gestión y Política Universitaria y consejero de Educación ante la OCDE, la UNESCO y el Consejo de Europa. Además, es colaborador de Mediterráneo. Escritor de numerosos libros, su última creación es Mi París. Una publicación basada en experiencias y vivencias en diferentes etapas de su vida. 

¿Por qué y cómo surge su nuevo libro ‘Mi París’?

Llegué a París por primera vez con 22 años y desde entonces París nunca ha dejado de estar presente en mi vida. Desde hace varios años quise escribir sobre cómo ha marcado mi pensamiento, mi amor por las matemáticas y sobre la forma en que la educación y la cultura deben guiar el progreso social. Empecé este libro, que no es el relato de mi existencia sino una narración novelada basada en ella, cuando volví recientemente a vivir allí como consejero de educación de España ante la OCDE; la UNESCO y el Consejo de Europa, pero no encontré tiempo para llevarlo a cabo. Fue con el confinamiento por la pandemia cuando hallé la oportunidad de hacerlo.

¿Qué pretende transmitir con esta publicación?

Mostrar cómo el apasionamiento, unido al deseo de conocer el porqué de su vitalismo, llamado la joie de vivre, me condujo a la búsqueda del alma singular de París, de esos valores e ideales referentes universales para tantas y tantas grandes personalidades de la ciencia o la literatura.

En el preámbulo de este libro dice que París no es solo el escenario donde ocurren, sino el motor de construcción de la personalidad del autor de la obra. ¿Qué tiene usted de parisino?

Ante todo, soy un hijo de Castelló, mi amada ciudad sin la cual no concibo mi existencia. A continuación, me identifico con muchos aspectos de lo que ha significado el término parisino. Fue un tiempo muy feliz aquél que viví cerca de la Sorbona, muy parecido al que describe Stefan Zweig en su genial obra El mundo de ayer- Memorias de un europeo. París me abrió los ojos al conocimiento, conocí a mis grandes maestros. Me emocioné con su historia, la Revolución, la lucha por la libertad. De todo eso va mi libro.

Cada capítulo lo introduce con una cita de un personaje histórico o escritor y la mayoría de ellas hacen referencia a las ideologías u opiniones. ¿Qué importancia le da a la defensa de estas?

La defensa de cuanto se piensa debe ser firme, sin renuncias. En el Memorial de Santa Helena dice Napoleón: Sed fieles a las opiniones que hemos defendido y a la gloria que hemos ganado; fuera de ello, todo es vergüenza y confusión. Pero ello se ha de acompasar con aquella otra idea de Albert Camus de que un demócrata es aquel con suficiente honestidad como para admitir que su adversario puede tener razón.

¿Qué valor tienen la educación, la audacia, el coraje, la razón y la tolerancia en la civilización europea?

La idea de una Europa unida es una combinación de esos valores. Y si la contemplamos desde París, la civilización europea sería precisamente una síntesis de la visión educativa de Delors, la audacia de Danton, el coraje de Victor Hugo, la razón de Descartes y la tolerancia de Voltaire.

Su dilatada carrera como docente le ha llevado a ocupar diversos cargos de importancia en Europa. ¿Tenemos en España un buen sistema educativo?

Los españoles tenemos un cierto gusto por la autoflagelación, de ahí que la visión del sistema educativo sea más negativa de lo que corresponde. Pero, sin dudarlo, es bastante mejorable como comprobé en un estudio comparativo internacional que hice en mi tiempo en la OCDE. Los que nos aventajan dan menos importancia a los conceptos teóricos y a su memorización, y se preocupan por transmitir a los alumnos desde niños enseñanzas más prácticas.

Anne Hidalgo, actual alcaldesa de París, es protagonista en su nuevo libro. ¿Qué lazos le unen a ella? ¿Cree que puede ser la próxima presidenta de la República Francesa después de que esta ya haya anunciado su candidatura?

Sería una gran presidenta de la República, aunque Macron parece ser el favorito y no lo ha hecho mal. Con Anne Hidalgo compartí una larga velada en la casa del embajador Escudero. Me cautivó por su sencillez y honestidad política. La admiro por su gran trabajo como alcaldesa de París.

¿Dónde y cuándo tiene previsto presentar ‘Mi París’?

La semana próxima en Madrid, en la Institución Libre de Enseñanza, y, en Castelló, el 21 de octubre. A continuación, lo presentaré en París, el 26 de octubre y luego en Zaragoza, en noviembre.

¿Qué otros proyectos literarios tiene a corto y medio plazo?

Escribo ahora un libro donde relato vivencias propias y esbozo algunas reflexiones sobre la educación; sobre todo, de los asuntos universitarios para cuyos problemas concretos faltan soluciones y sobran leyes. Y otro sobre el futuro de Europa, con la recopilación de los artículos mensuales que publico en el periódico Mediterráneo bajo el epígrafe Inquietudes de un europeo.

La capital francesa ha sido una gran influencia en su pensamiento y en su vida. ¿Siempre le quedará París?

Si Rick se lo dijo a Ilsa, en la película Casablanca, ¿por qué no puedo yo sentir lo mismo? París es una lección permanente de vida que nada borra.

Compartir el artículo

stats