Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ECONOMÍA

Los jóvenes de Castellón deben destinar la mitad de su salario al pago del alquiler

Su sueldo medio es de 918 euros y el precio de los arrendamientos no baja de los 450

Dos jóvenes pregunta por el alquiler de una vivienda en una inmobiliaria de Castelló.

Son jóvenes y están sobradamente preparados, pero el acceso a la vivienda, aunque sea en régimen de alquiler, sigue siendo un sueño para la mayoría. Y todo porque en Castellón los precios no paran de subir mientras que con los salarios ocurre justo lo contrario. Una ecuación cuyo resultado provoca que seis de cada diez menores de 30 años de la provincia sigan en el nido familiar. El Gobierno quiere darle la vuelta a la situación y ha anunciado un paquete de ayudas de 250 euros al mes para todos aquellos que tengan entre 18 y 35 años y con ingresos anuales inferiores a los 23.725 euros.

Los expertos insisten en que para no caer en el sobreendeudamiento, lo ideal es dedicar a la casa entre el 30% y el 35% del salario. El problema es que cuando se gana poco dinero y el mercado se calienta, mantener el equilibrio resulta complicado. Y eso, precisamente, es lo que sucede en Castellón. El sueldo medio de los menores de 30 años se sitúa en 918 euros, según datos del último informe de la Juventud de la Comunitat Valenciana, mientras que el alquiler de una vivienda de entre 60 y 90 metros cuadrados en Castelló no baja de los 450 euros. ¿La consecuencia? Un joven debe pagar la mitad de su salario si quiere vivir solo de alquiler.  

Aunque la horquilla de precios es amplia y Castellón es una provincia barata en comparación a ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia, encontrar una vivienda de alquiler en la capital por menos de 450 o 500 euros es prácticamente una misión imposible. «La demanda es altísima y la oferta de pisos muy escasa, lo que está provocando que los precios de los alquileres se hayan disparado en muy pocos años», describe Karina Alcalde, gerente comercial de Maseka inmobiliaria, en el centro de la capital. 

Óscar Esteve , gerente de la inmobiliaria Castalia Homes y presidente de la delegación de Castellón de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat (Asicval) también insiste en que la demanda es muy superior a la oferta. «Hay pocos pisos para alquilar y una de las causas es que hay propietarios que tienen miedo a los impagos por parte de los inquilinos o a cómo quedará la vivienda», cuenta. Esteve que reconoce que para un joven «alquilar una vivienda en solitario es complicado». 

65 metros, 600 euros

Un vistazo a los principales portales de internet basta para comprar el esfuerzo titánico que deben hacer la mayoría de los jóvenes de la provincia para emanciparse. Dos ejemplos: en la calle la Llosa, muy cerca de la avenida del Mar de la capital, se oferta un piso de 65 metros cuadrados por 600 euros al mes, garaje incluido. En la calle Useres, junto a la estación de Renfe, hay otra vivienda de 73 metros que se alquilar por 500 euros. «Los precios han subido mucho, también los de los lofts y estudios de muy metros, que son lo que más demandan los jóvenes que quieren emanciparse o llegan a Castelló para trabajar», añade Alcalde.

Miguel Marí, presidente del Consell de la Juventut de Castelló, insiste en que la clave del problema es la combinación de los elevados precios y los sueldos. «Está claro que los precios de los alquileres han subido mucho, pero el gran problema radica en el mercado laboral y, en concreto, en la falta de estabilidad, ya que nueve de cada diez contratos que firman los jóvenes tienen un carácter temporal», explica. «Si uno encadena contrato con contrato es muy difícil que pueda plantearse dejar la casa de sus padres y emanciparse, dice.

"La clave del problema es la precariedad laboral. Nueve de cada diez contratos que firman los jóvenes en la provincia son temporales"

Miguel Marí - Presidente del Consell de la Juventut de Castelló

decoration

El 60% de los menores de 30 años sigue en el nido familiar y la mitad de ellos se han planteado más de una vez independizarse. «La variable económica es la principal causa por la que las personas jóvenes que residen con sus padres y se han planteado emanciparse no lo han hecho todavía, variable que se traduce en la falta de recursos, bien por ser insuficientes o no disponer de ellos, y por la falta de estabilidad laboral, que de estabilidad a esos ingresos», concluye el informe de la Juventud elaborado por el Institut Valencià de la Joventut (Ivaj).

Independizarse con 918 euros resulta es imposible y los jóvenes de Castellón celebran que, por fin, estén en la agenda política. «El bono vivienda anunciado por el Gobierno es bienvenido, pero en absoluto soluciona el problema de los jóvenes, que es la alta precariedad laboral», asegura Marí que reivindica un plan de choque que ponga fin a la precariedad que sufren en la provincia quienes tienen menos de 30 años y que les condena a no tener acceso a la vivienda. 

Compartir el artículo

stats