Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LOS CONSTRUCTORES ESTIMAN QUE A MITAD DEL 2022 NO HABRÁ NADA QUE INICIAR

La licitación bate récords en Castellón pero las obras se "eternizan"

La inversión del Estado hasta agosto en Castellón es la más alta en 10 años pero la burocracia «condena» los proyectos

Plazos. El megaviaducto de la N-232 a Morella --imagen de esta semana-- estará listo en primavera del 2022.

La obra pública licitada por el Estado en Castellón, casi 80 millones de euros de enero a agosto, es la más alta de la serie de la última década para este periodo, lo que no quita las quejas del sector de la construcción con unos presupuestos generales del Gobierno central «insuficientes» para la provincia y, sobre todo, el mal endémico de la burocracia que «eterniza obras» muy necesarias para el progreso de Castellón, «por parte de todas las Administraciones públicas». 

En el ránking nacional, Castellón es la provincia nº15 que más inversión derivada de licitación en obra pública ha recibido este año del Estado (que supera a la local y autonómica juntas). En verano remontó arriba y entre las partidas más importantes destaca el Corredor Ferroviario, PortCastelló y la presa de Arenós.

De todas las Administraciones en estos ocho meses --según el último balance de Seopan con datos recopilados por la Cámara de Contratistas--, Castellón recibe 140 millones (la más alta desde el 2012, entonces fueron 241 millones)». Es la suma de 79,6 millones del Estado; 19,5 millones de la Generalitat; y 41,2 millones de la Local. La obra civil, con 102,2 millones pesa más que la edificación: 38,1.

Pistoletazo de salida: Consulta las obras licitadas este año por el Estado

  • Ministerios de Política Territorial y Función Pública; Interior; y Cultura y Deporte 

El análisis de los profesionales

Con todo este abanico de cifras en la mano, el gerente de la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana, Manuel Miñés, es tajante: «Una cosa es licitar obra pública y otra los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2022. Se aprecia un largo periodo de maduración y lentitud administrativa desde que se licita una obra hasta que se inicia y empieza a consumir anualidades, que son las que se reflejan en los PGE. Además, hay obras con plazos excesivamente dilatados».

Al respecto, sostuvo que «en licitación, en este 2021 Castellón va muy bien. En base a su población representa un 12% de la Comunitat y por ahora la provincia lleva un 25% de la licitación de la obra estatal, con esos 79 y pico millones de euros. Pero se debe a temas puntuales, como la licitación del Corredor ferroviario Castellón-Vinaròs, con una inversión que pesa suficiente para desequilibrar este ejercicio frente a otros». 

Pero hay peros. «Esa licitación tiene lugar en mayo y hemos llegado a octubre y aún no se ha adjudicado. Y aunque este trámite ocurra mañana, pues luego le sigue el depósito de fianza, la intervención del Estado, la formación del contrato, poner la primera piedra antes de diciembre, luego vienen los 14 meses, que serán 18 para hacer la obra. Se ejecuta la obra de vía y electrificación y falta la señalización, y de nuevo a tramitar. y con todo se pone antes la carreta que los bueyes», expresó Miñés. «En el año 2002 se puso la primera piedra. Llevamos camino de 20 años. Las obras se eternizan. La Administración es lenta pero habrá que darle rapidez. Es la diferencia entre licitación y ejecución de obra. Y luego está la escasa inversión para Castellón en los PGE del 2022. El ritmo de ejecución es lento, con anualidades que una vez adjudicada la obra son dispares en cuanto a plazos. ¿Cómo ponen de plazo 24 meses cuando las empresas quieren hacer obra y rápida? También podían poner más anualidades y los presupuestos serían mayores», propuso.

Para completar la autovía de la Plana CV-10 falta desdoblar un tramo en Castellón y así enlazar con Tarragona. Mediterráneo

Urgen nuevas carreteras

Los constructores recordaron que el Estado prevé algo más de 9 millones para culminar la obra del barranco de la Bota, en la N-232, «pero faltará otro tramo, que necesitará de 15 ó 16 millones. No podemos esperar a que se licite y haya un lapso de tiempo a mediados del 2022 sin poder adelantar nada». Para Miñés, reservar en los presupuestos de obras anualidades con una cifra mínima simbólica, por ser insuficiente, «no sirve para nada». Y luego, analizó, otro hándicap es «el grado de ejecución de los presupuestos, muchas veces ridículo, con lo que vuelves a empezar al año siguiente. Debería potenciarse encadenar una obra con otra y terminar que un itinerario llegue donde tiene que llegar. Hay muchas obras que deberían estar ya en la casilla de salida». Al tiempo, criticó el descenso de inversiones de Acuamed, un -16% en el país.

Para la patronal de la construcción de Castellón APECC, el vocal de la junta de gobierno, David Ruiz, lamentó que «durante este 2021 solo existen dos importantes obras del Ministerio, en carreteras: la N-232 (La Bota-Masía de la Torreta) que dio comienzo en 2018 y para la que los PGE del 2022 contemplan 9.398.000 euros. Y se adjudicó la ampliación de la plataforma y reordenación de accesos a la N-238 (Vinaròs-enlace AP-7) por 10.583.666 euros, que se prevé acabe en 2022». «Las inversiones estatales para el año próximo son exiguas y solo destacan las del Puerto, con 24.074.000 euros».

¿Qué le pediría a las Administraciones públicas? «Avanzar en infraestructuras terrestres. Castellón precisa completar la CV-10 desde Vilanova d’Alcolea-La Jana; unir CS-22 y CV-10; desdoblar la CV-141 desde N-340 hasta la urbanización Lloma Bella; terminar la CV-140 desde Peñíscola a Benicarló; desdoblar la N-340 entre Benicàssim y Orpesa; unir la CV-10 y la CV-16; y una nueva conexión CV-20 y CV-21», reivindicó Ruiz. 

Solo unos kilómetros lastran la nueva autovía turística

La demora de la obra pública tiene una conexión directa con la economía y el servicio a la ciudadanía. Desde la Cámara de Contratistas, Manuel Miñés ahondó en que «la obra que se ejecuta en Morella, en la N-232, es importantísima. Culminará en 2022 un tramo pero faltan unos pocos kilómetros de Masía la Torreta- Morella sur. «Es clave porque enlazaría Morella con Alcañiz, ya en la parte de Aragón donde todo es autovía. No es ninguna tontería. El turismo de Zaragoza y del norte de España llegaría a Vinaròs con acceso directo, sin ir por Tarragona como ahora», incidió.


La inversión autonómica, «otra asignatura pendiente»

Otra asignatura pendiente en Castellón es la inversión de la Generalitat valenciana. «Hasta agosto, la Administración autonómica ha licitado en la Comunitat actuaciones por valor de 446,5 millones de euros. Del total, 19,4 millones han sido para Castellón, apenas el 4,45%. En base a su población, que tiene un peso aproximado del 12%, es insuficiente», lamentó el gerente de la Cámara de Contratistas de la Comunitat. Si la media son 89 euros por valenciano, el castellonense ha recibido 32, tres veces menos, de enero a agosto. 

Si la aportación media por habitante ha sido de 89 euros; el castellonense, 32: tres veces menos

Por áreas, indicó que Agricultura «lleva invertidos 15 millones en la Comunitat y solo 250.000 euros en Castellón; en Educación, respectivamente, 54 y 1,7 millones; Justicia, 10 y 2,6 millones; Sanidad, 101,4 y 10,4 millones; Obras Públicas, 245 y 1,9 millones (Ferrocarrils tiene mucho peso y Castellón solo tiene el TRAM, pero está pendiente su prolongación); Igualdad, 10,8 y 3,1 millones; Hacienda, solo recibe Castellón 96.000 euros para una obra; y Economía, 3,4 millones y 212.000 euros.  




Compartir el artículo

stats