Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

POBLACIÓN

La natalidad retrocede a cifras de hace 26 años y las muertes siguen al alza en Castellón

El covid acrecienta los efectos que ya venían advirtiéndose de aumento de mortalidad y bajada demográfica

UN PADRE Y SU HIJO, EN UN COLUMPIO DE UN PARQUE INFANTIL. NIÑOS EN UN PARQUE DE LALIN CON SUS PADRES.

Castellón registra caídas históricas en las cifras de nacimientos y matrimonios, así como subidas en las defunciones. Los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrecen un panorama sombrío.

Defunciones

En concreto, las defunciones se incrementaron en un 8% en el primer año del covid. Así, en el 2020 se registraron 5.685. Son 417 óbitos más que en el año anterior. Se trata de la peor cifra desde 1975, superando el techo de 2019, en que fueron 5.595. Y la tendencia en 2021 sigue igual (+ 0,6 respecto a 2020) y un +8,7 respecto al 2019.

Nacimientos

Invierno también en lo que respecta a la natalidad. Los 4.164 alumbramientos registrados el año pasado suponen un descenso del 6% con respecto al año anterior. Son 280 bebés menos que en el 2019. Habría que remontarse a 1994 para encontrar un peor cómputo. Entonces fueron 4.145. Lo peor es que en 2021 la tendencia se ha agravado con datos hasta octubre que han caído un 5,15%.

Casi tantas bodas como divorcios

Tampoco fue un buen año para los enlaces. Se celebraron 1.154 matrimonios, de los cuales 1.123 fueron de diferente sexo. No hay registros tan bajos desde 1975. Son 921 menos que el año anterior, un 44% menos. Hubo casi tantas bodas como divorcios (1.099 se cumplimentaron).

El covid empeora un panorama ya sombrío

El profesor del departamento de Geografía e Historia de la UJI, Francisco Javier Soriano, señaló que «una vez más en la historia demográfica del país un hecho concreto, una pandemia, ha provocado un desbarajuste, rompiendo las tendencias demográficas esperables y esperadas. Los datos de natalidad, que ya de por sí eran negativos para el país, lo que han hecho ha sido empeorar, por razones psicológicas. Incertidumbres, miedos y temores provocan que muchas parejas que podían haber proyectado tener hijos hayan retrasado o pospuesto sus planes». 

"Incertidumbres, miedos y temores provocan que muchas parejas que podían haber proyectado tener hijos hayan retrasado o pospuesto sus planes"

decoration

A esto hay que añadir que «estamos entrando en una fase en la que la natalidad va a ser restringida porque las cohortes que llegan a edad fértil son aquellas de los años en los que menos nacimientos había, por lo que hay menos población para procrear. Un factor ya sabido cuya única solución para combatirlo era la inmigración. Ahora se suma un factor externo, no demográfico, que es la pandemia», reflexiona.

Mortalidad

Respecto a la mortalidad, agrega que «el covid ha provocado un aumento de fallecimientos no previstos porque muere población tanto de la primera, como la segunda y la tercera edad y aunque es previsible y está contemplado que la mortalidad vaya aumentando en España en estos próximos años debido a que llega a la edad de máxima esperanza de vida las cohortes más envejecidas, está claro que la pandemia está acrecentando y multiplicando los resultados lógicos y esperados». 

"Es previsible que la mortalidad vaya aumentando en España en estos próximos años debido a que llega a la edad de máxima esperanza de vida las cohortes más envejecidas"

decoration

Tendencia en España y la Comunitat

La natalidad cayó en 2020 en la Comunitat un 4,19% con respecto al año anterior, con lo que se situó por debajo de la media nacional, donde bajó un 5,35%, mientras que la mortalidad aumentó un 10,30%, también por debajo de la media de España, que subió un 17,93%. Todas las comunidades vieron caer la natalidad en 2020 -respecto a 2019-, más en Asturias (-7,40 %), Canarias (-6,78 %) y Navarra (-6,24 %), e igualmente todas registraron crecimientos de la mortalidad, sobre todo Madrid, con una subida del 41,31% en el primer año de la pandemia. Asimismo, el número de matrimonios se desplomó el pasado año -en relación a 2019- en las 19 comunidades y ciudades autónomas.

Un futuro incierto

La pandemia provoca, por tanto, una debacle demográfica y el futuro es todavía más incierto. Si ya se hablaba de que en las próximas décadas podía haber crecimiento negativo, ya no es una previsión sino una realidad. Esto se resolverá, a juicio de los expertos, con compensaciones por migración o con una política decidida para fomentar la natalidad, concluye este experto. 

Compartir el artículo

stats