Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

examen al año inicial del covid

El Síndic urge a activar «ya» un fondo hasta que se reforme la financiación

El ente fiscalizador analiza el primer año de pandemia y ve que los servicios públicos están «muy afectados»

El Síndic, Vicent Cucarella, ayer en las Corts con Morera, Martínez, Ferri, Ibáñez y Peris.

El primer año de la crisis pandémica, 2020, dejó una afección «muy importante» en los servicios públicos fundamentales de la Comunitat Valenciana, con la sanidad al borde del colapso en distintos momentos, un gasto sin precedentes y necesidades de protección social desbordadas por la reducción de la actividad económica.

El Síndic de Comptes, Vicent Cucarella, fiscaliza por primera vez el impacto de la covid en las cuentas autonómicas con el análisis del primer año de la pandemia. 

Pero se centra también en la reciente propuesta sobre el criterio de población ajustada que el Gobierno remitió el pasado 3 de diciembre tras ocho años de espera y una «discriminación histórica», apunta el órgano fiscalizador.

Expertos en financiación

Cucarella, que es uno de los expertos sobre financiación que ha realizado informes para Les Corts, admite que el documento del Ministerio de Hacienda es «un primer paso», pero añade que aún se desconoce la fórmula definitiva, el montante a repartir o si existirán fondos adicionales con otros criterios distintos de reparto.

Con todo, traslada la necesidad de que el Gobierno active «de inmediato» un mecanismo transitorio que resuelva la infrafinanciación valenciana durante el tiempo que transcurra hasta que se apruebe el nuevo modelo.

Deuda injusta

Y llama también al Consell a seguir exigiendo un resarcimiento de la parte de la deuda imputable a la infrafinanciación, que sitúa en torno al 50%, 52.449 millones según dice, (50.807 con las cuentas del Banco de España). Es decir más de 25.000 millones serían deuda injusta por los años de falta de un sistema adecuado. El Ivie lo ha llegado a cifrar en 30.000.

Aunque pide rigor presupuestario, el Síndic de Comptes señala la dificultad de conciliar la falta de financiación con un gasto adecuado para cubrir el estado de bienestar y el respeto a la estabilidad presupuestaria. Cucarella señala que el incremento de la deuda en 2020 se ha debido principalmente al aumento de las contraídas con entidades de crédito (1.793 millones) y a la deuda con el Estado por los mecanismos de financiación (1.298).

El factor del PIB

Pero advierte de la senda ascendente en cuanto a porcentaje respecto del PIB, rompiendo la tendencia de los ejercicios 2017-2019, hasta alcanzar el 48,6%, que supera el anterior máximo histórico del 43,1% en 2016. Esta inversión de la tendencia viene explicada, además de por el incremento de la deuda financiera, por la caída interanual del PIB en el ejercicio 2020, que alcanzó el 9,6%, según información de la Airef.

Sin responsabilidad contable

El Síndic no detecta responsabilidad contable en los gestores autonómicos tras analizar las cuentas del año 2020. Pero sí pone el foco en cuestiones de la gestión como que al cierre del año pasado se mantenía la existencia de un «gran número» de procedimientos judiciales en curso de los que podrían derivarse responsabilidades a cargo del Consell. Dice que la información de la Abogacía no le permite estimarlas, pero advierte de pasivos contingentes no contabilizados de 61 millones.

También añade que la cuenta de acreedores por operaciones vencidas asciende a 816 millones, aunque la Conselleria dice que ha rebajado esa cifra pese a la crisis.

Asegura que las fichas de transferencias y subvenciones no recogen el modo de concesión en 54 líneas por valor de 2.434 millones y que no le consta que la reversión del departamento de la Ribera haya sido realizada a satisfacción del Consell. En las concesiones sanitarias valencianas señala que existen a final del ejercicio hasta 41 liquidaciones pendientes. 

Contar solo con ingresos razonables

El Síndic de Comptes, Vicent Cucarella, realiza en su auditoría de las cuentas de la Generalitat una reconvención a los partidos que componen el Botànic, PSPV, Compromís y Unides Podem, sobre la necesidad de incluir en el presupuesto solo los ingresos que se esperen obtener de «manera razonable».

El llamamiento lo incluye todos los años desde que el Botànic incluye una partida reivindicativa de 1.336 millones a cuenta de la infrafinanciación. Pero este año ese párrafo tiene mayor enjundia aún porque el Consell mantiene en sus cuentas no solo la partida de la infrafinanciación, sino una nueva de mil millones que denomina Fondo de Transición hacia la nueva normalidad y que el Gobierno, en principio, no reconoce. Fue la partida que mantuvo hasta el tiempo de descuento la negociación del presupuesto en el Botànic a finales de octubre. Cucarella vuelve a hacer esa advertencia y asegura que la Generalitat tiene que incluir en sus presupuestos iniciales de transferencias a recibir del Estado únicamente las previsiones de ingresos que de manera razonable se espera obtener. Y también a calcular sus gastos de forma realista, especialmente los sanitarios. 


Compartir el artículo

stats