Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empresarios, PSPV, PP y Cs celebran la ruta de Castellón a Madrid, mientras Compromís y UP la critican

La patronal turística ve que la línea con la capital es una conexión «con el mundo»

Imagen de archivo de la llegada de pasajeros al aeropuerto de Castellón, al retomarse los vuelos tras la pandemia.

En el día después de que el president de la Generalitat, Ximo Puig, anunciara la nueva línea del aeropuerto de Castellón con Madrid, las reacciones pasaron por la aprobación entusiasta de la noticia por parte de empresarios, PSPV, PP y Ciudadanos (Cs) y la crítica de Unides Podem y Compromís. Este último integrante del Consell pidió priorizar el tren para este recorrido, al mismo tiempo que exigió ayudas del Estado para la ruta.

El vicepresidente ejecutivo de la patronal turística de Castellón, Luis Martí, valoró la nueva oferta como «una muy buena noticia». «Conectarnos con Madrid es conectarnos con un hub internacional y, por tanto, conectarnos al mundo», consideró Martí.

Por su parte, el vicepresidente de Castellón de la patronal hotelera Hosbec, Javier Gallego, aseguró que «todo lo que sea ampliar la oferta del aeropuerto será siempre bienvenido, y aún más si es con una plaza como Madrid».

La reacción política

Del lado de la lectura política, no hubo unanimidad. El PSPV, el PP y Ciudadanos celebraron el anuncio de apertura de rutas del aeropuerto de Castellón al de Madrid mientras que Compromís y Unides Podem realizaron una valoración menos positiva al tiempo que pidieron priorizar el tren. Vox, por su parte, reclamó un mapa de infraestructuras a nivel estatal para «saber en qué se debe invertir más».

Desde el PSPV, el portavoz de Hacienda, José Muñoz, consideró una «magnífica noticia» que se inaugure esta ruta y dijo que permitirá «garantizar las mismas oportunidades a los ciudadanos independientemente de dónde vivan». Desde el PP, el portavoz adjunto Miguel Barrachina celebró la reciente noticia, y la síndica de Cs, Ruth Merino, valoró como «muy positivo» que se pongan en marcha «infraestructuras que ya existen si hay demanda»».

La portavoz adjunta de Unides Podem, Estefania Blanes, admitió que la decisión puede ayudar a «salvar» un aeropuerto «sin aviones», aunque remarcó la contaminación que genera el transporte aéreo. En el caso de Compromís se conjugó la crítica con la exigencia de reconocimiento estatal de la ruta con Madrid. La síndica en Les Corts, Papi Robles, pidió que se incentive el tren frente a los vuelos para trayectos cortos como el que unirá Vilanova con la capital, de los que dijo que «no son prioridad». Por su parte, la adjunta de Robles, la vila-realense Mónica Álvaro, lejos de rechazar el itinerario, exigió a Puig que «plante cara a Sánchez» para que se apruebe para la ruta la obligación de servicio público y pueda financiarse con ayudas del Estado, una declaración que reclamó también para una conexión con Barcelona.

Compartir el artículo

stats