Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambio de imagen

La plaza de toros de Castellón se pone guapa para la feria de Sant Joan

Se han pintado los pasillos, instalado puertas de acceso y reformado los baños

Estas son las dos nuevas puertas que se han habilitado, mucho más amplias, para mejorar el acceso a la zona de sol y la evacuación del público al salir de los diferentes espectáculos. Manuel Navarro

La plaza de toros de Castellón ha iniciado unas obras de reforma que se acometerán en varias fases a lo largo de unos años y que tienen como objetivo mejorar la accesibilidad a este emblemático edificio, hacerlo más confortable y, sobre todo, más agradable. Los primeros resultados se podrán apreciar en la próxima Feria de Sant Joan y Sant Pere que se desarrollará del 23 al 26 de junio. Mediterráneo ha tenido acceso al interior del recinto y a la vista están los resultados. La plaza pedía a gritos una reforma y así lo ha visto la propiedad que, consciente además del cariz tan relevante que está adquiriendo su feria, ha asumido esta renovación como algo necesario y prioritario, por lo que ha tomado cartas en el asunto.

La accesibilidad al edificio desde la calle Pérez Galdós ha mejorado considerablemente con la instalación de dos nuevos portones mucho más amplios en la zona de sol. «Este es uno de los focos de actuación de la denominada primera fase. El muro exterior, con el fin de mejorar la evacuación de los espectadores. Era algo necesario», explica Alberto Ramírez, gerente de la plaza de toros. Una medida que permitirá, a su vez, utilizar este recinto para otro tipo de actividades y espectáculos no relacionados con la tauromaquia. 

Imagen de las mejoras. Manuel Navarro

También se ha rehabilitado el pasillo interior desde la puerta grande a la meseta de toriles, acondicionando techos, paredes, vomitorios… «Se ha pintado todo y está la plaza preciosa, ahora mismo tiene aires de mezquita. A la afición le va a encantar cuando venga en la próxima feria de Sant Joan a final de junio», añade Ramírez. Otra de las reformas, también imprescindible, es la de los servicios destinados a señoras, tanto en la zona de sol como en la de sombra. 

Necesaria

La plaza, levantada en 1887, no ha sufrido un proyecto importante de obras desde hace mucho tiempo. «Ya le toca, se nota que tiene años y las cosas se deterioran, por eso es tan importante empezar a acometer estos trabajos». Y es que además, la plaza de toros de Castellón se ha convertido en los últimos años en todo un referente de la temporada, con la Magdalena como una de las ferias más relevantes e influyentes de principio de temporada, con todos los focos de atención puestos en esa semana magdalenera. «Por eso, antes que serlo hay que parecerlo», enfatiza el gerente. 

El próximo año se iniciará la segunda fase de estas importantes obras, que continuarán con los pasillos restantes. «Y así, la idea es seguir después con el interior de la plaza, con el fin de ir renovando varios aspectos de la misma, pues somos conscientes de que el coso tiene mucha antigüedad y es necesario mejorarlo a fondo». 

Tanto los propietarios de la plaza como la Casa Matilla, arrendatarios de la misma, han puesto todo el empeño para que el coso luzca sus mejores galas en la próxima Feria de Sant Joan y Sant Pere, que tiene lugar en junio. Será entonces cuando se podrán ver estos cambios, que coinciden con la puesta de largo del nuevo serial. La que va para bicentenaria plaza rejuvenece, sin perder nunca su identidad y con la arquitectura original. 

Compartir el artículo

stats