Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La economía de Castellón arrastra casi 16.000 empresas zombis tras la pandemia

Las sociedades que no pueden afrontar sus deudas crecen en un año un 10%

El sector de la construcción es uno de los que acumula grupos destacados de empresas fantasma en Castellón y en el conjunto de la Comunitat. AXEL ALVAREZ

La economía castellonense arrastra tras dos años de pandemia un total de 15.743 empresas zombis. Son sociedades que o bien son incapaces de hacer frente a sus deudas con los ingresos que genera su actividad –por lo que recurren a la continúa refinanciación para seguir vivas– o se mantienen totalmente inactivas, convirtiéndose en auténticas empresas fantasma. Su supervivencia resta ayudas a aquellos negocios que sí son viables y mantiene pendientes de un hilo a sus empleados, proveedores, clientes y acreedores. Pero ahora, el fin de la moratoria concursal el 30 de junio, uno de los mecanismos que les ha insuflado oxígeno desde el estallido de la crisis, complicará que muchas puedan seguir operando.

Es una advertencia lanzada en más de una ocasión por el decano del Colegio de Economistas de Castellón, Jaime Querol, entre otros expertos económicos, desde las páginas de este diario.

En toda España, según estima Informa D&B, existen casi 1,3 millones de empresas zombis por su inactividad o por su deficiente estado financiero. De esta manera, el estudio diferencia entre dos categorías. La primera es la que tradicionalmente se ha denominado empresas zombis, es decir, aquellas con más de una década de existencia que no pueden cubrir sus gastos financieros durante tres años consecutivos. En el caso de Castellón, son 773 las sociedades que se encuentran en esta situación, un número que se ha incrementado un 10% respecto al año pasado, si se atiende a la evolución registrada por el dato en el conjunto de la Comunitat.

Restan recursos a otras firmas

«Son empresas que están muertas y no lo saben, no son viables, pero por alguna razón siguen facturando», explica el economista Juan José Hernández. Con su supervivencia restan recursos a aquellas que sí están más afianzadas, tal y como ocurrió con el reparto de las ayudas directas que se entregaron el año pasado para que el tejido empresarial pudiera hacer frente a las pérdidas por la crisis del coronavirus. Unas subvenciones que no tuvieron en cuenta la viabilidad de los negocios receptores.

El otro tipo de compañías zombis que registra el estudio elaborado por Informa D&B es el que hace referencia a aquellas sociedades inscritas en el Registro Mercantil, que no desarrollan actividad comercial y que además no publican sus cuentas. En Castellón existen 14.970 en esta situación, que suponen un incremento del 14% sobre el ejercicio precedente, según el ritmo autonómico a pesar de que se han endurecido las sanciones para las compañías que no presenten sus resultados anuales.

Uno de los mecanismos más importantes que ha permitido mantener las constantes vitales de las empresas zombis ha sido la mencionada moratoria concursal, una medida que a no ser que se produzca una nueva prórroga decaerá a final de mes.

La medida

Esta medida dispensaba del deber de solicitar la declaración del concurso de acreedores a aquellas empresas que se encontrasen en situación de insolvencia e impedía la admisión a trámite de las solicitudes de concurso instadas por terceros.

Sin embargo, su extinción este 30 de junio volverá a hacer obligatoria la presentación del concurso, una situación que hace prever una avalancha de procedimientos que podría llegar a colapsar los juzgados mercantiles.

Los sectores con más firmas fantasmas: construcción y comercio

«El reparto sectorial de las zombis en Castellón es muy similar al de la Comunidad Valenciana: se concentran principalmente en la Construcción, el Comercio y Servicios empresariales. Este reparto corresponde a los sectores más representado en el tejido empresarial. En el caso de las zombis por inactividad, estos dos sectores son lo más representados pero en tercera posición está hostelería». Este es el análisis de la incidencia sectorial de este tipo de firmas en el conjunto del tejido castellonense que realiza para ‘Mediterráneo’ la directora del departamento de Estudios de Informa D&B, Nathalie Gianese.

Compartir el artículo

stats