Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA PREVENCIÓN SE INTENSIFICA PARA ATAJAR Y CONTROLAR INSECTOS Y ESPECIES INVASORAS EN LA PROVINCIA

Los expertos avisan de un verano crítico para las plagas por el calor

La pluviosidad del 2022 y la pronta llegada de altas temperaturas adelanta un mes algunos tratamientos. Aparte del mosquito, se detectan problemas con gaviotas, palomas, cucarachas, roedores y cotorras

Castelló. Las palomas se posan en mesas de terrazas en la plaza Santa Clara o avenida Rey don Jaime. ANDREU ESTEBAN

La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla) ha alertado esta semana que este verano España sufrirá un repunte «crítico» de plagas, entre las que destacan las cucarachas, garrapatas, avispas, mosquitos o chinches. Mediterráneo ha contactado con empresas de control y sanidad ambiental que destacan como las plagas más problemáticas en Castellón, tras el nº1 de los mosquitos; las cucarachas --cuya presencia se ha adelantado un mes por las alta temperaturas ya en junio--; roedores en solares urbanos próximos a los campos; palomas y gaviotas en busca de alimento; jabalís; y cotorras argentinas, con un foco incipiente limitado aún al norte de la provincia.

Los expertos achacan la situación especial de esta temporada estival «a las desorbitadas temperaturas de los últimos días y de los próximos, además de las lluvias torrenciales ocurridas en primavera, lo que constituye la tormenta perfecta para que las plagas crezcan a la velocidad del rayo», indicaron desde Anecpla. 

«Este verano será peor de lo habitual, pues al clima se le suma que con la pandemia se han dejado de llevar a cabo muchos tratamientos frente a plagas de prevención y mantenimiento. Es clave adelantarnos y trabajar en la prevención», indicó el director general de Anecpla, Jorge Galván.

Y en esa línea se trabaja en Castellón, entre empresas y Administración pública. Desde Adda, firma especializada en el control de plagas urbanas, José Luis Falomir relata que «con el impacto del clima, es una realidad que cada vez tenemos más fauna urbana en la provincia. Son animales como las palomas, los jabalís, las cotorras que empiezan a verse por el norte, en Vinaròs; las gaviotas sobre todo en zonas de puertos donde ya hay superpoblación». «La cotorra que se ve aquí es la argentina, una especie invasora que viene sobre todo de Barcelona. Hace 15 años se vendían como mascotas y la gente las soltó y se han ido reproduciendo. Nosotros en Málaga estamos capturando cientos de cotorras y toda la costa del Sol está llena, igual que en Madrid y alrededores, donde llevamos más de 21 contratos», explicó. 

Cotorras en Vinaròs y avispas en el Delta

En Vinaròs se han detectado en la plaza de la Mera y el paseo marítimo; y la Concejalía de Medio Ambiente junto a Apnal-EA controlan su presencia en diversas palmeras y hay al menos media docena de ellas. Por ahora, la situación no preocupa y el consistorio controla esta población eliminando nidos cuando se podan las palmeras. Informa: Xavi Flores.

La avisa asiática, según técnicos de sanidad ambiental, por ahora no se ha detectado en la provincia de Castellón, pero sí en territorios próximos como el Delta del Ebro.

Vinaròs. El Ayuntamiento y Apnal controlan la presencia de cotorras argentinas en zonas como la plaza de la Mera o las palmeras del paseo marítimo. Xavi Flores

Paseo de Vinaròs, con palmeras donde se ha detectado presencia de cotorras. Xavi Flores

Jabalís merodean zonas urbanas

Los especialistas agregan que en el eje Vinaròs-Benicarló-Peñíscola, Alcossebre y Torreblanca tienen muchas quejas por los jabalís, «que están haciendo daño a las infraestructuras e incluso ya merodean las zonas urbanas».

Como ha publicado ‘Mediterráneo’, están ocasionando problemas en el Prat de Cabanes y en general en la costa del Maestrat y Plana Alta.

Palomas y piojos

El problema puntual con las palomas, que defecan y ensucian, se da prácticamente en todos los municipios; pero en concreto en la capital de la Plana se agrave con las terrazas de hostelería, como en la plaza Santa Clara o avenida Rey Don Jaime, entre otras zonas. «Es levantarse un cliente de una mesa y estas aves van enseguida a por los restos de comida y bebida», apuntan testigos. 

enfermedades: Piojos en un edificio por culpa de excrementos

La invasión del medio urbano por aves-plaga, además de molestias por suciedad, puede ocasionar problemas de salud pública. En Castelló ya se ha localizado un inmueble con gran cantidad de palomas que anidan en repisas y portan parásitos, como piojos, que finalmente se han propagado al interior del edificio por las ventanas. Ciertos pájaros, tanto sanos como enfermos o sin vida, pueden transmitir enfermedades por sus deposiciones y plumas, a animales domésticos o personas, de forma ocasional. Vinculadas a palomas o gorriones constan las siguientes: salmonelosis (con síntomas de intoxicación alimentaria), psitacosis (respiratoria y del sistema nervioso), histoplasmosis (respiratoria), candidiasis (afecta la piel), criptococcosis (respiratoria y del sistema nervioso) y encefalitis de San Luis (inflamación del sistema nervioso). Además, las aves se asocian a alrededor de 50 plagas de insectos y ectoparásitos, los cuales transportan, infectando de esta manera determinados ambientes, productos, etc.


Grao. Las gaviotas pueblan el parque del Pinar, donde encuentran sombra y alimento, y no dudan en lanzarse a por algún bocadillo. ANDREU ESTEBAN

Gaviotas agresivas

En el Grao las gaviotas se ven en distintos puntos, «ahora con los nidos están muy agresivas e incluso pueden lanzarse a por el bocadillo de algún niño en zonas como el Pinar --donde acuden en busca de alimento y sombra--», señalan otros expertos. En Peñíscola también hay mucha gaviota. 

El responsable técnico de la compañía CTL en Castellón, Adrián Ruiz, a preguntas de este rotativo, añade que «en el caso de las cucarachas ha influido tener un mayo caluroso, e incluso una ola de calor en junio. Se han tenido que adelantar algunos tratamientos al detectar ya un repunte importante de incidencia en algunos municipios y comunidades de propietarios. De todos modos, tras los tratamientos, la situación se ha podido controlar». En cuanto a roedores, valoró que «los solares abandonados evidentemente favorecen una mayor proliferación, por lo que es clave mantenerlos en buen estado. Áreas periféricas más cercanas a huertos como el Sensal o el Lledó en Castelló, pueden verse más afectadas por su presencia».

Al respecto, el especialista coincidió con los problemas detectados con palomas, cuyos excrementos son corrosivos y portadores de enfermedades; o con las gaviotas, «que cada vez se acercan más a núcleos poblados y zonas como el Pinar. Igual te despistas de la mesa un momento y se lanzan».

El calor ayuda a la reproducción

Desde otra empresa dedicada al control de plagas en el territorio castellonense, indicaron que «el calor ayuda a reproducirse a roedores y cucarachas pero en este campaña estival no les ha dado tiempo a evolucionar tan rápido. No encontramos una presencia inusual de cucarachas por ejemplo pero sí que se aprecia que lo que sería habitual encontrar en julio se está detectando un mes antes, ahora, en junio, debido altas temperaturas».

Compartir el artículo

stats