Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TURISMO

La ayuda del Consell logra salvar la campaña del Imserso en Castellón

Los hoteles de la última temporada deciden al final acogerse al programa social y mantener las plazas

Colas ante una agencia de viajes de Castelló para reservar los viajes del Imserso. Gabriel Utiel

Teresa se levantó el miércoles temprano para hacer cola y poder reservar el viaje del Imserso en el destino deseado. Por el momento deberá esperar, porque los puntos más codiciados se han agotado más pronto que nunca. El periodo de inscripción ha recuperado sus fechas habituales -el pasado año se hizo a medio gas, a las puertas de la Navidad y de la sexta ola del coronavirus- y en esta ocasión se ha recobrado la estampa de las largas colas a las puertas de aquellas agencias que ofrecen este emblemático programa de vacaciones sociales.

A pesar de ello no se han resuelto todos los problemas que han aflorado con la nueva campaña. Muchos hoteles de todo el país que ofrecían este servicio han decidido renunciar, ya que el Ministerio de Derechos Sociales no ha contemplado una mejora de retribuciones para estos negocios, a fin de compensar el efecto de la inflación y del incremento de los costes. La tensión estuvo a punto de poner en riesgo la continuidad del programa en Castellón, aunque finalmente se mantiene la actividad de las últimas ediciones.

El responsable de alojamientos de la asociación provincial de hostelería y turismo (Ashotur), Francisco Ribera, señala que hace unas semanas «todos los hoteles que venían participando renunciaron, aunque luego se reengancharon». El motivo de este cambio está en la línea de ayudas anunciada por la Generalitat, que aportará seis euros diarios por habitación que se contrate con el Imserso. Algo que ayudará a compensar las pérdidas que generan los escasos 22 euros por persona y día que cobran los establecimientos en el país.

Pernoctaciones

Peñíscola será de nuevo la localidad que más hoteles ofrecerá con el Imserso, aunque también habrá en Benicàssim y Vinaròs. Francisco Ribera señala que se han preparado «las mismas pernoctaciones», unas 34.000 en la anterior edición, «aunque no sabemos si sobre estas plazas se necesitarán más. Son los mínimos que se han firmado». Es posible que los negocios de Castellón y del conjunto de la Comunitat Valenciana se aprovechen de las renuncias en otros puntos turísticos de España, por lo que no se descarta que haya una ampliación.

Los primeros viajeros llegarán a las costas castellonenses a finales de este año, aunque en este caso la actividad será más escasa, y se centrará en hoteles de Peñíscola y Vinaròs. La mayoría de viajeros llegan en la segunda parte de la temporada, a partir de marzo, con el comienzo de la primavera.

Alternativas

El conflicto entre los hoteleros y los promotores del Imserso ha provocado que algunos empresarios hayan optado por buscar acciones alternativas que permitan mantener los niveles de ocupación de la temporada baja. «Hemos cogido grupos, tanto sénior como de otros colectivos, que aportaban más ingresos», señala Ribera. Con esto se quieren asegurar un colchón que permita tener abiertos los negocios. 

Las islas y Benidorm, los destinos favoritos de los castellonenses

Las citas para reservar plaza en el Imserso comenzaron el martes, aunque fue ayer cuando estaba convocada la mayoría. Desde la Asociación de Agencias de Viajes de Castellón, Diego Tirado explica que entre los destinos más requeridos por los jubilados castellonenses «estaban las islas, aunque la oferta era menor a la de antes de la pandemia». Destaca la buena acogida de Mallorca, «aunque de Canarias solo estaba Tenerife». Por otro lado, aunque no se salga de la propia Comunitat, «Benidorm es un sitio que tiene una buena demanda y que gusta mucho por la oferta que proporciona a este tipo de cliente», detalla.

La parte negativa está en los que salieron de las agencias sin contratar, ya que los lugares más atractivos quedaron ocupados en las primeras horas. «De islas, a las 9.30 horas ya no quedaba nada», comenta Tirado. Y es que la demanda vuelve a ser como la de antes de la pandemia, pero muchos hoteles han decidido no seguir con este programa.


Compartir el artículo

stats