DUDAS SOBRE SU FUTURO

Las tiendas de animales temen una caída del 70% de actividad con la nueva ley de protección

Afirman que fomentará el tráfico ilegal de especies

José María Castillo, con uno de los animales de su tienda.

José María Castillo, con uno de los animales de su tienda. / Manolo Nebot

Bartomeu Roig

Bartomeu Roig

Hasta ahora habían sido los agricultores y los cazadores los que habían mostrado su oposición a la ley de protección animal que prepara el Gobierno. No están de acuerdo con la equiparación a los animales domésticos, lo que consideran un perjuicio para su actividad. Pero contra el nuevo texto legal también alzan su voz en Castellón negocios relacionados con las mascotas, ya que los cambios respecto a la normativa vigente les pone en riesgo de desaparición.

Responsables de tiendas de animales expresan su inquietud, ya que no saben qué especies podrán comercializar y cuáles no. La pajarería Castillo lleva más de tres décadas de andadura. Su responsable, José María Castillo defiende que se trata de un sector muy regulado. «Estamos registrados para que tanto el Gobierno como la Generalitat sepan lo que vendemos y hay una absoluta trazabilidad», comenta, y añade que las restricciones «pueden ser un duro golpe, que supondría el cierre de las tiendas, sobre todo las pequeñas». Calcula que las ventas «caerían un 70% respecto a ahora».

Los perros son la mascota más común en los hogares.

Los perros son la mascota más común en los hogares. / Mediterráneo

Uno de los puntos de mayor incertidumbre es la lista de especies que podrán venderse como animales domésticos. Como apunta Castillo, «no se especificará lo que esté prohibido, sino solo lo que esté permitido». Y se teme que el listado sea reducido. Es evidente que no se pueden comercializar especies invasoras, como determinadas variantes de tortugas o aves llegadas desde otras partes del mundo, pero tampoco se sabe si se permitirán canarios, peces o determinados reptiles, como los que él comercializa «y que están todos registrados», recalca.

Sin listado

Por ahora no se sabe qué seguirá a la venta. De hecho, el anteproyecto de ley establece que, una vez se apruebe, habrá un plazo máximo de dos años para tenerlo listo. Algo que añade dudas sobre el futuro de este sector comercial, que en la provincia de Castellón cuenta con unos 30 establecimientos. «Lo que puede acabar ocurriendo es que acabe habiendo un tráfico ilegal de especies», asevera Castillo.

Los perros de caza son uno de los motivos de mayor controversia en la elaboración de la ley.

Los perros de caza son uno de los motivos de mayor controversia en la elaboración de la ley. / Mediterráneo

Preguntas de los clientes

Tiendanimal no se dedica a la venta, pero sí depende de las mascotas, al dedicarse a la comercialización de alimentación y complementos. Noemí Cortés expresa que hay dudas crecientes entre sus clientes. «Nos preguntan qué pasará, pero no lo sabemos hasta que no se especifique». Por su parte, deberán adaptar su estoc a las necesidades de los animales que puedan estar en casa en el futuro.

Los pájaros son una de las especies que más dudas suscitan ante la futura ley.

Los pájaros son una de las especies que más dudas suscitan ante la futura ley. / Manolo Nebot

Protesta

Ante esta situación se ha convocado una manifestación el 5 de febrero en Madrid, a la que acudirán representantes de tiendas de mascotas. José María Castillo señala que acudirá a esta cita, y añade su queja por el hecho de que la nueva ley que se prepara «no ha tenido en cuenta el criterio de científicos y colectivos profesionales como los veterinarios».