La Formación Profesional no da abasto

¿Quieres trabajar? Hazte mecánico, chapista, soldador o carpintero

Las empresas piden mano de obra cualificada ante la falta de técnicos de FP

Industria y sectores productivos reclaman más mecánicos, chapistas, soldadores y carpinteros

Un alumno del ciclo de Soldadura, en plenas prácticas.

Un alumno del ciclo de Soldadura, en plenas prácticas. / Francisco Calabuig

Industria y sectores productivos de la provincia de Castellón reclaman más mecánicos, soldadores, carretilleros, soldadores, alicatadores, carpinteros, paletas... mano de obra cualificada que no encuentran en el mercado laboral y que es básica para su funcionamiento. Lo dicen desde la Confederación de Empresarios Valencianos en Castellón, la Cámara de Comercio o asociaciones como Astrauto, que advierten de «una carencia de trabajadores con estudios en los oficios de siempre». 

Se buscan

Lo dice Javier Valls, director gerente de la Cámara de Comercio de Castellón: «Cada año se gradúan en FP un número de alumnos inferior a las necesidades del mercado laboral. A pesar de ser excelentes oportunidades laborales, no resultan atractivos para los jóvenes que se vinculan más a grados tecnológicos, de diseño o sanitarios, que cada día van al alza». Y lo avalan las cifras de los ciclos más (y menos) demandados de la Formación Profesional en Castellón, donde no se llenan la totalidad de plazas ni en Soldadura y Calderería (13 alumnos para 32 plazas), Carpintería y Mueble (23 para 60), Carrocería (34 para 90), Electromecánica de Maquinaria (4 para 60) o Instalaciones de Climatización (26 para 120), ciclos, entre otros, que tienen una ratio muy baja en las aulas pero una gran demanda de profesionales al terminar.

"Se los rifan"

Para muestra, un botón. Pablo Colom, gerente de la Asociación de Talleres Reparadores de Automóviles y Otros de Castellón (Astrauto), explica que «alumno que acaba, alumno que se rifan los talleres. Hay empleo pleno». «Esta misma semana llegó un currículo y hubo 33 talleres interesados», señala. «Estamos trayendo mano de obra cualificada de fuera de España, y ahora exploramos la posibilidad, a través de Labora, de emplear a personal sin cualificación pero con ganas de trabajar para formarlo», explica. «Es un trabajo para toda la vida», avanza.

Luis Martí, presidente de CEV-Castellón, es claro: «La demanda por parte de las empresas de alumnos de FP está creciendo en prácticamente todos los sectores, son perfiles muy valorados. El problema que nos encontramos en algunos casos, como en el de la industria manufacturera, es la falta de alumnos». La solución, señala, pasa por «poner en valor la FP desde edades tempranas». En la misma línea se posiciona el director gerente de la Cámara de Comercio, apostando por «poner en valor estos puestos de trabajo y hacerlos atractivos para los jóvenes».

Crecimiento condicionado

«Las empresas pueden llegar a ver condicionado su crecimiento por la falta de este tipo de profesionales», señala Valls. El gerente de la Cámara explica que «en los próximos años, el porcentaje de ofertas de empleo que exijan formación profesional seguirá creciendo en detrimento de aquellas ofertas que no requieren cualificación». «Actualmente -dice-, nuestra pirámide formativa de la población activa, muestra una adecuada proporción en trabajadores con formación universitaria. Sin embargo, es deficitaria en formación profesional. En cambio, mantenemos un porcentaje muy elevado de trabajadores que no tienen reconocida alguna cualificación».

Para paliar estas diferencias, la Generalitat colabora ya con muchas entidades del territorio en adaptar la demanda a la oferta, o al revés. Es el caso de la CEV. Su presidente en Castellón, Luis Martí, avanza que «se está trabajando en proponer unas acciones concretas para resolver las diferencias entre oferta y demanda». 

Y mientras hace apenas una década los estudios para formarse en los llamados oficios fueron a la par del boom de la industria cerámica y sus auxiliares o de la construcción, ahora la necesidad se centra en el sector industrial y los servicios. «Cada vez los puestos de trabajo exigen una mayor especialización, y eso lo da la FP. Hay que potenciarla», coinciden.