ENTREVISTA | RAQUEL DOPICO SAÍNZA Suboficial mayor de la Guardia Civil

Castellón tendrá la primera suboficial mayor de la Guardia Civil en toda España

Raquel Dopico asciende en el escalafón y niega que la Guardia Civil sea machista, incidiendo en que la mujer está presente en todas las unidades

La suboficial mayor Raquel Dopico posa en el patio de la Comandancia de la Guardia Civil tras su nombramiento.

La suboficial mayor Raquel Dopico posa en el patio de la Comandancia de la Guardia Civil tras su nombramiento. / MANOLO NEBOT

Raquel Dopico Saínza (Mieres, Asturias; 1973) ha sido recientemente nombrada suboficial mayor de la Guardia Civil de Castellón, convirtiéndose en la primera mujer española que logra alcanzar este cargo --el más alto dentro de la escala de suboficiales--. Graduada en psicología clínica e integrante del equipo nacional de recorridos de tiro de la Benemérita, en unos meses cumplirá 30 años en el Cuerpo, donde entró como guardia, siendo su primer destino Vinaròs. Después, pasaría por València, Sueca, Carlet, Peñíscola, la Vall d’Uixó, Benicàssim y Castelló, ejerciendo siempre su labor en la Comunitat Valenciana

Hija de un minero y una ama de casa, recuerda que su familia no acogió con entusiasmo su vocación. «Se disgustaron mucho; en los años 80 y 90 todavía había mucho miedo por el terrorismo», dice al echar la vista atrás.

--¿Qué grado de incorporación e integración cree usted que tiene actualmente la mujer en la institución de la Guardia Civil, donde todavía solo el 11% de la plantilla provincial es de este sexo?

Tradicionalmente ha sido un trabajo de hombres, pero hace muchos años que ya no existe esa diferenciación. Yo no veo ninguna diferencia dentro de la Guardia Civil respecto al resto de la sociedad. Eso no quiere decir que no haya sus pequeños incidentes, pero no es una profesión machista ni mucho menos. La mujer se ha incorporado a todos los puestos, está en todos los equipos y, de hecho, se nos pone en valor y se aprecia nuestra visión y aportación. 

--Aun así, el tanto por ciento de plantilla femenina es muy minoritario. ¿A qué cree que se debe?

Yo no sé cuáles son los estudios existentes al respecto ni el por qué de esta cifra concreta, pero creo que tiene que ver con la imagen de la Guardia Civil y lo que la sociedad percibe de ella. Creo que el hecho de que seamos militares a la gente le corta y piensa, erróneamente, que en el Cuerpo va a haber un machismo que no existe. Tenemos quizás una imagen distante y tal vez deberíamos trabajar por acercar a la sociedad lo que realmente es la Guardia Civil.

Raquel Dopico es natural de Miedes (Asturias) y en 1994 ingresó en la Guardia Civil.

Raquel Dopico es natural de Miedes (Asturias) y en 1994 ingresó en la Guardia Civil. / MANOLO NEBOT

--¿Hay techo de cristal dentro de la Guardia Civil?

Yo creo que lo veremos en unos años. Hasta ahora, no nos ha dado tiempo a llegar a los puestos de mayor rango porque la mujer no lleva tanto tiempo incorporada al Cuerpo como para llegar ahí. Hasta ahora, por ejemplo, no ha habido más mujeres que lleguen al puesto de suboficial mayor porque es el último empleo de una escala y llegar aquí depende de los ascensos y los méritos. No soy la primera porque haya techo de cristal, soy la primera porque por las circunstancias he llegado yo la primera. Yo ascendí muy joven y llevo 22 años de suboficial. Hay muchas mujeres de mi promoción que han llegado a más, han ascendido a oficial y serán tenientes o capitanes. 

--¿Cree que a la hora de ascender la mujer sigue ‘pagando’ el ser madre, querer atender también a su familia etc..?

Son renuncias personales. Esas cosas pesan, sí, como en todos los oficios. De hecho, yo no soy oficial, seguramente, porque tuve una hija y yo puse delante a mi familia frente a mi trabajo. Pero hay otras mujeres que eligen lo contrario y es perfectamente respetable. Lo bonito es que puedas decidir qué hacer y que no te lo impongan. Aquí tú puedes hacer lo que quieras y no hay problema. En la Guardia Civil concilias mejor que en la empresa privada, osea que ese no es el problema. ¿Puede mejorarse? Claro, siempre se puede mejorar.

--¿Qué le diría a una niña que estuviera pensando ahora en ser guardia civil?

A mi hija, por ejemplo, que está ahora empezando a interesarse. Pues le diría que en la Guardia Civil tienes muchas posibilidades. Si te gusta el trabajo policial tienes una gran cantidad de especialidades. Si te gusta la carretera, puedes ir a tráfico; si te gustan los animales, puedes ir a Seprona; si te gusta pilotar helicópteros, tienes helicópteros etc..

La nueva suboficial mayor se entrevista con 'Mediterráneo' en la Comandancia.

La nueva suboficial mayor se entrevista con 'Mediterráneo' en la Comandancia. / MANOLO NEBOT

--¿Cómo afronta el nuevo cargo de suboficial mayor?

Es todo un reto. Llevo 22 años en Policía Judicial, desempeñando un tipo de trabajo muy distinto. Ahora, tras el ascenso, tendré un nuevo destino. Espero poder quedarme en Castellón cuando salga la vacante, pero el trabajo que desempeñaré será totalmente distinto a lo que estoy acostumbrada. Es mucho más burocrático, de apoyo al coronel para lo que necesite. A mí me gustan los cambios y lo afronto con ganas.

--¿Qué es lo que más le gusta de este oficio, su mayor satisfacción?

La mayor satisfacción que tienes es cuando consigues coger a los delincuentes que le han hecho daño a una persona y la víctima te lo agradece de corazón. Poder decirle a alguien que le has ayudado es lo mejor que tenemos.

--¿La gente es agradecida?

La gente tiene miedo y colabora poco, eso es cierto. Hay que respetarlo porque muchos no confían en el sistema, tienen miedo de ir a juicio, verles la cara a los malos. Cada vez los ciudadanos se piensan más si ayudar o no. A veces, hay un suceso en la calle y ves que la gente no ayuda, no quieren problemas. Yo lo entiendo, aunque no lo comparta. Es la sociedad que estamos creando.

--¿Cómo es la delincuencia a la que se enfrentan actualmente?

--Está actuando mucho más a través de internet. Es normal y puede entenderse con el siguiente ejemplo: tú atracas un banco y tienes mucho más riesgo de que te cojan y más peligro; por internet, en cambio, no te expones, hay muchos agujeros en la legislación. Estamos desbordados con la ciberdelincuencia y está menos penada. La delincuencia cada vez se mueve más, es itinerante y es muy difícil cogerla. 

Recuerda que sus padres se disgustaron mucho cuando dijo que quería ser guardia civil por el miedo al terrorismo.

Recuerda que sus padres se disgustaron mucho cuando dijo que quería ser guardia civil por el miedo al terrorismo. / MANOLO NEBOT

--¿Qué actuación le ha marcado especialmente en estas casi tres décadas de servicio?

Hubo un caso en la Vall d’Uixó en el año 2013 en el que entraron a robar en una vivienda y falleció, a causa de los golpes y la asfixia, un hombre de avanzada edad.

--¿Se refiere al homicidio del empresario Vicente Almela? 

Sí. Entraron a robar en la casa de un matrimonio, que dormía junto a la persona que los cuidaba. Los amordazaron y golpearon. El hombre falleció de una paliza y la mujer sufrió varios infartos. Desde el principio se vio que algo raro pasaba y después se vio que la empleada del hogar estaba implicada. Detuvimos a los autores cuando estaban preparados para huir. Incluso a uno de ellos en Rumanía y otro en Inglaterra. Para mí fue muy importante poder decirle al hijo de la víctima que habíamos arrestado a todos los implicados, que después serían condenados (a penas de 18 a 20 años). Fue una gran satisfacción.