Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

La crónica | La triste realidad del Castellón (5-0)

Los albinegros piden a gritos el final de temporada tras una humillante derrota a domicilio

El futbolista azulgrana controla el balón ante la presencia de Mario Barco. FC BARCELONA

Cinco a cero ante el Barcelona B. La tristísima realidad del Castellón es que llega a la última jornada ya sin opciones absolutamente de nada y cerrará una frustrante temporada entre el puesto 10º y el 14º. El sueño de Sergi Escobar no duró ni una cabezada: 2-0 en apenas 21 minutos, en dos clamorosos errores defensivos, esos que están hundiéndole en un calamitoso final de ejercicio. Ya no se pueden vender más milongas, sino esperar a que Vicente Montesinos aclare lo que va a pasar y, a partir de ahí...

Sergi Escobar apostó por un once híbrido, con titulares como Kevin Sibille, Salva Ruiz, Dani Torres, Carles Salvador, Kialy Abdoul Koné o Mario Barco, más Iván Martínez bajo palos (Álvaro Campos, como Álex Blesa o Jeremy André de León, no aparecían en la citación), junto a Cristian Galas, Vicente Esquerdo, Javi Moyano o la llamativa presencia de Koke Sáiz. El almazorense, en la víspera, había afirmado que sacaría el once más competitivo posible, aunque se guardaba en el banquillo a Pablo Hernández, por ejemplo.

La tarde nació con la buenísima ocasión de Mario Barco que le sacó Arnau Tenas. Pero, recién superado el cuarto de hora, un aparentemente inocente centro-chut de Matheus Pereira no encontró ni rematador ni, peor todavía, a alguien que lo despejara... y 1-0. A partir de ahí, aluvión azulgrana y el 2-0, en el que Álvaro Sanz le ganó la posición a Javi Moyano para doblar la ventaja antes del ecuador, incluso, del primer periodo.

El entrenador trató de sacudir al equipo con el triple cambio del descanso (Yac Diori, Jorge Fernández por Koke Sáiz y Edu Luna), pero el a priori revitalizador paso por el vestuario se tradujo... en el 3-0, obra de Ez Abde (min. 47).

A peor incluso

El Castellón no existía. Todo pesaba, en las piernas y en la cabeza. Sin embargo, por encima de las fuerzas , existe algo que se llama dignidad, y los albinegros volvieron a adolecer de ella. Desde esa madrugadora ocasión de Mario Barco, nada de nada. Las controvertidas declaraciones del viernes de Escobar, demasiado expuesto por voluntad propia, eran una auténtica losa...

Mal asunto bajar los brazos ante un filial con el talento del azulgrana. Y, claro, faltaba que el pichichi de Primera RFEF se sumara: Ferran Jutglà, a placer hacía el cuarto. Quedaba casi media hora aún.

El Castellón se estiró como con vergüenza y Jorge Fernández tuvo el 4-1, aunque más cerca estuvo Álex Balde del 5-0. No lo consiguió él, pero sí Ángel Rodado (min. 78). Y no cayó el sexto de milagro.

Uno a cero en Andorra, 3-0 en Tarragona y Linares, 2-0 contra el Atlético Baleares y 5-0 ante el Barcelona B... Así ha acabado el Castellón fuera de casa. Así no hay sueños que valgan. Una pesadilla.  

Compartir el artículo

stats