Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

100 años de sentimiento albinegro

El 20 de julio de 1922 la junta general del Cervantes Club de Fútbol autorizó el cambio de nombre al de Club Deportivo Castellón

Imagen de 1973, de la final de la Copa del Rey. Mediterraneo

A principios de los años veinte existían varios equipos de fútbol en Castelló, pero uno de ellos, el Cervantes Fútbol Club, era el que tenía mayor número de seguidores. El club cervantino contaba el apoyo del centro republicano y estaba formado por jóvenes trabajadores sin demasiados recursos. Se pensó en que fuera el club que representara a toda la ciudad y así, el 20 de julio de 1922, la Junta General de la Sociedad Cervantes Fútbol Club autorizó a cambiar su denominación, pasando a ser el Club Deportivo Castellón tras una reñida votación. Entonces se adoptó como equipación oficial la camiseta blanca y pantalón negro, que se cambiaría tres años después por la camiseta listada albinegra y pantalón blanco. 

Curiosamente, jugadores como Alanga, Archilés, los hermanos Pinto o Vicente Martínez fueron engañados a la hora de firmar, pues pensaban que fichaban por el Cervantes pero en realidad lo hacían por el Castellón... y acabaron siendo ídolos.

El equipo estaba dispuesto a abrirse paso en el mundo del fútbol y el primer amistoso se disputó contra el equipo francés del Cette, aunque el primer encuentro oficial se jugó el 8 de octubre de 1922 contra el Athlétic Català en el Campeonato Regional. Otro paso más al frente se dio el 3 de noviembre de 1923 con la inauguración del campo del Sequiol en un partido contra el RCD Español de Barcelona del gran guardameta Ricardo Zamora. 

El Castellón fue campeón regional en dos ocasiones, en las temporadas 1928/29 y 1929/30, batiendo al gran rival de aquella época, el Valencia CF, y teniendo también actuaciones destacadas en los campeonatos de la Copa de España. El 29 de enero de 1933, se produjeron unos lamentables incidentes en un partido de Segunda División contra el Oviedo, en el cual el árbitro Ostalé provocó unos altercados que derivaron en una dura sanción por parte de la Federación Valenciana y que, meses más tarde, y debido a las deudas contraídas, desembocaron en la prohibición de inscribir al equipo en cualquier competición.

La etapa tras la Guerra Civil

Finalizada la Guerra Civil, las autoridades encargaron a Juan Bautista Traver que reorganizara el Castellón y, tras solucionar el tema de las deudas pendientes, el presidentet pudo inscribir el club para volver a competir, con el mítico Paco Guillén como entrenador-jugador. Dos años más tarde se consiguió ascender a Primera tras una dura promoción contra el Zaragoza en el campo de Chamartín. Seis temporadas consecutivas militó el equipo en la máxima categoría del fútbol español, en las cuales los albinegros, pese a su modestia, asombraron a toda España. De hecho, en la temporada 1942/43 incluso estuvieron peleando por el título de liga ya que a falta de tres jornadas, el Castellón ocupaba la segunda posición de la tabla, con Emilio Vidal como entrenador y extraordinarios jugadores como Basilio, Pérez, Santolaria, Hernández o Santacatalina. Su buen hacer contribuyó a que sus dirigentes inauguraran el 4 de noviembre de 1945 el Estadio Castalia, en un partido frente al Atlético Aviación.

La indumentaria oficial del Castellón ha experimentado cambios a lo largo de sus cien años de historia.

Tras el descenso a Segunda en 1947, pasaron 25 años con varios descensos a Tercera y ascensos a Segunda, que finalizaron con otro ascenso a Primera División el 17 de junio de 1972. Coincidiendo con las Bodas de Oro, y bajo el mandato de Emilio Fabregat, se consiguió ser quinto clasificado en liga y subcampeón de la Copa del Generalísimo, final que se perdió frente al Athletic por 2-0, entrenados por Lucien Müller y con jugadores en su plantilla como Cela, Planelles, Del Bosque, Tonín, Ferrer, Clares, Babiloni o Félix. En los años setenta llegaron futbolistas extranjeros al Castellón, siendo el gran guardameta balcánico Dragomir Racic y el goleador argentino Cioffi, que fue pichichi en Segunda, los más destacados. 

La cantera albinegra vivió su época dorada en aquellos años, con Manolo Adell al frente del infantil, con el que fue campeón de España, y del juvenil del Castellón, con el que consiguió llegar a ser semifinalista en dos ocasiones. El amateur también consiguió grandes resultados de la mano de Luis Serrano, pues consiguió ser campeón de España sub-23, además de un subcampeonato.

En la 1980/81 se logró otro ascenso a Primera, con Antonio Sales como presidente y Benito Joanet como entrenador, que supuso un efímero paso por la máxima categoría, y en la campaña 1983/84 el Castellón quedó campeón de la Copa de la liga de Segunda, con Joaquín Roca como presidente y Antonio Torres entrenando a veteranos como García Hernández, Viña, González, Lafita o Mestre, y a canteranos como Javier Ibeas, Carrillo, Javier Beltrán o el que luego sería máximo goleador de Segunda Pedro Alcañiz. 

Otra fecha clave en la historia del club castellonense fue el 17 de junio de 1987 cuando se inauguró el Nou Estadi Castalia, ubicado en el mismo lugar que el anterior estadio, aunque cambiando la orientación del terreno de juego.

En 1989 se consiguió el cuarto ascenso a Primera, con Luiche entrenando a los Emilio, Mel, Viñals, Javi, Manchado, Cabrera o Alfredo. En 1992, bajo la presidencia de Domingo Tárrega, el club se convirtió en Sociedad Anónima Deportiva. En 1994 sucedió un hecho negativo para el futuro de la entidad, el descenso a Segunda B, categoría en la cual militaría durante once temporadas. 

Presentacion oficial de Gonzalo Hurtado, nuevo entrenador del Castellon en los vestuarios con Toni Bonet.

Presentacion oficial de Gonzalo Hurtado, nuevo entrenador del Castellon en los vestuarios con Toni Bonet. Mediterraneo

El paso a SAD

En el verano de 1997 el club pasó a manos del empresario Antonio Bonet. Una espectacular temporada fue la 2002/03, con José Luis Oltra al mando, en la cual se obtuvo el récord de partidos invictos en Segunda B, aunque no tuvo el premio del ascenso. Pero el 26 de junio de 2005 sí se logró ascender de nuevo a Segunda, a la vez que se produjo un cambio en el accionariado de la SAD. El grupo Castellnou 2005 SL se hizo con el paquete accionarial de Bonet, pero después de cinco temporadas en la categoría de plata, en junio de 2010 el equipo descendió de nuevo a Segunda B, y un año después, Castellnou no quiso evitar el descenso administrativo a la cuarta categoría del fútbol nacional.

Tras el paso de nefastos dirigentes, en el verano de 2017 llegaron los Centuriones en un proyecto encabezado por el empresario Vicente Montesinos, acompañado por los futbolistas Pablo Hernández y Ángel Dealbert. Un año después se consiguió el ascenso a Segunda B y el 26 de julio de 2020, y pese a la atípica temporada del covid-19, se ascendió a Segunda.

Por desgracia no se supo mantener la categoría y el club, que ahora celebra su centenario, pasó a Primera Federación. Un club que cuenta como mejor activo con una fiel e irreductible afición que, pese a las dificultades, nunca se rindió. PPO  

Compartir el artículo

stats