Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

Quique Pina vuelve a cruzarse en el camino del Castellón tras su 'jugarreta' con el Ciudad de Murcia

Hombre de poder ahora en el Real Murcia casi 20 años después de aquel enfrentamiento, tras haber sido detenido incluso

Quique Pina, hombre en la sombra del poder del Real Murcia. LA OPINIÓN DE MURCIA

Veinte años después, Quique Pina vuelve a cruzarse en el camino del CD Castellón, camino de cumplirse los 20 años de la jugarreta con el Ciudad de Murcia, club con una efímera historia (1999-2007), que impulsó el empresario y agente de futbolistas, pero que impidió que la temporada del récord (2002/2003), aquella de los 30 partidos sin perder con José Luis Oltra, culminara con el ascenso a Segunda A en aquella tarde de la vieja Condomina, lo que se ganó el apelativo de enemigo público número uno del albinegrismo.

Después, Pina ya se cruzó en el camino del Castellón, con aquel otro engendro del Granada 74, al que utilizó también como juguete personal y al que también acabó hundiendo en la miseria, después de haber competido, igualmente en Segunda División.

En estos 20 años, la polémica no ha abandonado a Pina, que ha sido presidente del Granada, consejero delegado del Cádiz. No en vano, en enero del 2018, fue detenido en una operación contra el blanqueo de capitales provenientes de la compraventa de futbolistas cargo de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), acusado de, supuestamente, estar al frente de un entramado societario creado para defraudar a Hacienda dinero de la compraventa de futbolistas para, luego, blanquearlo en paraísos fiscales.

Ahora, en el juego de tronos que es el Real Murcia (con una deuda reconocida de 32,7 millones), actúa como una especie de director deportivo externo.

Compartir el artículo

stats