Los responsables del restaurante de un cámping de Castellón han anunciado, a través de redes sociales, su renuncia expresa a solicitar el pasaporte covid a sus clientes, pese a que la normativa anticovid que se aplica actualmente en la Comunitat Valenciana obliga a ello.

Se trata del restaurante Caburei, situado en el cámping El Llosar de Vilafranca. Se da la circunstancia además de que se trata de un recinto de titularidad municipal, cuyo servicio se presta en régimen de concesión. Este es el mensaje que han colgado en su cuenta de Facebook, debajo del anuncio de los horarios en los que el local trabaja esta Navidad.

Mensaje colgado en la cuenta de Facebook del restaurante. Mediterráneo

Como consta en el texto, los responsables del restaurante consideran que la obligación de pedir el pasaporte covid viola el derecho a la intimidad o los acuerdos sobre Derechos Humanos, entre otras normativas, y constituye un "crimen de incitación al odio".

El recinto está situado en la carretera CV-15, a 1,5 kilómetros del municipio en dirección a la Iglesuela.

¿En terrazas?

Una decisión que podría conllevar sanciones para el local y que va totalmente en contra de la estrategia marcada por el gobierno autonómico para el sector hotelero, ya que, de hecho, se está estudiando la ampliación de la obligatoriedad de presentar el pasaporte también para acceder a las terrazas.

Fue el propio president de la Generalitat, Ximo Puig, el que reconoció esta semana que la posibilidad está encima de la mesa del Consell.